Subscribe Us

Home Fisiología Metabolismo del THC: Cómo tu cuerpo metaboliza el cannabis
Dic 26, 2019 5 min de lectura

Metabolismo del THC: Cómo tu cuerpo metaboliza el cannabis

author
por Emily Earlenbaugh, PhD.
Revisado científicamente por Codi Peterson, PharmD

El metabolismo de una droga se refiere al proceso completo de cómo las drogas se transforman y convierten de un químico a otro – un proceso que comienza en el momento que entran a nuestro cuerpo y no termina hasta que se excretan.

Algunas veces la gente habla de este proceso de metabolismo como que se “descomponen” químicos, pero en la mayoría de los casos el metabolismo hace lo contrario – le agregan moléculas a la estructura química. Resulta que, mientras más largo se convierta el químico, más fácil será de eliminar de tu sistema.

En general, el metabolismo de las drogas ocurre en el hígado, debido a la presencia de grandes cantidades de enzimas. Estas enzimas actúan como un sistema de filtración para el cuerpo, protegiéndonos de las toxinas en el ambiente. Pero el metabolismo no ocurre únicamente en el hígado, y el metabolismo de las drogas se puede dar en cualquier tejido biológico en el cuerpo humano. Aun así, mientras que estos otros sitios están involucrados en una medida más limitada, el hígado es el órgano primario responsable del metabolismo – especialmente de las cosas que comemos o tomamos oralmente.

El metabolismo de las drogas en sí se lleva a cabo en dos fases diferentes:

En la fase 1, las enzimas inician una reacción química que suele oxidar la droga, aumentando su solubilidad en el agua. Mientras que esta fase puede generar compuestos que son fáciles de eliminar del cuerpo, muchos químicos aún no están prontos para la eliminación.

En la fase 2, estos compuestos químicos modificados se someten a otra ronda de reacciones químicas, donde la droga se suele vincular con una molécula más grande y excretable. Catalizada por otra clase de enzimas, llamadas enzimas transferasas o UTG, esta transformación hace que los químicos se vuelvan solubles en el agua – y se puedan eliminar del cuerpo.

Activar el cannabis en el cuerpo

Todos los cannabinoides comienzan su vida en forma de ácidos. En las flores de cannabis puras, las que se usan para vaporizar, fumar o hacer comestibles, no hay mucho THC o CBD. En vez encontramos THCA y CBDA – los precursores ácidos.

Mientras que estos cannabinoides ácidos a veces tienen efectos medicinales activos, tienden a ser bastante diferentes de sus formas neutrales más conocidas. El THCA, por ejemplo, comparte los efectos antiinflamatorios del THC pero no produce un colocón psicoactivo.

El THC se vuelve activo cuando el THCA se transforma mediante un proceso llamado descarboxilación. La descarboxilación ocurre con el calor, así que ocurre naturalmente cuando quemas o calientas cannabis para fumar o vaporizar. Lo mismo aplica para el CBDA y otros cannabinoides menores. La descarboxilación también es un paso importante al hacer comestibles de cannabis caseros, y se puede decir que estás “activando el cannabis”.

¿Cómo comienza el metabolismo del THC?

Una vez que se consumen los cannabinoides como el THC, se absorben al flujo sanguíneo, y se distribuyen en los tejidos a través del cuerpo, pueden comenzar a causar los efectos deseados.

El camino que toma el THC a través del cuerpo está dictado por cómo lo consumes. Si se inhala, los cannabinoides y terpenos viajan rápidamente desde los pulmones a la sangre y al cerebro. Pero si se ingiere el THC, el camino a la sangre y al cerebro no es tan simple. El cannabis que se consume oralmente tiene que ser absorbido de los intestinos y enviado al hígado. Cualquier cannabinoide enviado al hígado va a ser metabolizado por las células hepáticas – un proceso conocido como metabolismo de primer paso.

Mientras que el hígado es la ubicación principal donde ocurren las transformaciones metabólicas (debido al alto nivel de enzimas), el metabolismo de los cannabinoides también puede darse en otros tejidos. Por ejemplo, se demostró experimentalmente que el THC se puede metabolizar en el cerebro. 

A pesar de que hay muchas maneras diferentes de metabolizar los cannabinoides, como otras drogas, esto suele ocurrir en las dos fases siguientes:

Metabolismo del THC Fase 1: La creación del 11-OH-THC

La metabolización de Fase 1 trata acerca de la hidroxilación y la oxidación. En esta fase, algunas enzimas en particular hidroxilan parte del cannabinoide, agregando una molécula de oxígeno e hidrógeno a la estructura.

Con el THC esto lleva a la formación de 11-OH-THC, un metabolito muy farmacológicamente activo, conocido por sus efectos sedativos y psicoactivos.

Interesantemente, vemos niveles más bajos de 11-OH-THC en el plasma sanguíneo cuando alguien ha fumado cannabis que cuando se ha ingerido. Esto es más que nada porque el THC pasa por el sistema digestivo cuando se come, lo que significa que pasa por el hígado primero. Por ende con el cannabis comestible, el hígado procesa más del THC y este se convierte en 11-OH-THC antes de llegar al flujo sanguíneo.

Eating cannabis affects how the body metabolizes it.
El THC pasa por el sistema digestivo cuando se come, lo que significa que pasa por el hígado primero. (Shutterstock)

Cuando el 11-OH-THC se oxida por la misma familia de enzimas, produce THC-COOH, un metabolito inactivo que es uno de los principales productos finales del consumo de cannabis. Usualmente a los 30-45 minutos de fumar, las concentraciones de THC-COOH han aumentado gradualmente y se encuentran en niveles más altos que las concentraciones de THC.

Mientras que el 11-OH-THC es un metabolito altamente activo en el cuerpo, el THC-COOH es considerado un metabolito inactivo, lo que significa que no es capaz de unirse a receptores de cannabinoides y se cree que no tiene efectos medicinales. El THC-COOH es lo que buscan los test de drogas para detectar la presencia del cannabis en la orina, y este metabolito inactivo se puede almacenar por más de 30 días.

Otros cannabinoides como el CBD pasan por procesos similares, sometiéndose a la metabolización por parte de una variedad de metabolitos. Al igual que el THC, el proceso para el metabolismo del CBD puede variar dependiendo del método de consumición. Aunque notablemente, el CBD no se absorbe bien y parte de la droga pasa por el sistema sin modificaciones y se excreta en las heces.

Interesantemente, las enzimas responsables de la fase 1 de la metabolización pueden variar de persona a persona debido a factores genéticos. Así que algunas personas metabolizan el THC y el CBD distinto a las otras. Algunos experimentan los efectos psicotrópicos por más tiempo que los demás, o tienen más chances de perder un test de drogas debido a una mayor acumulación de cannabinoides en su sistema.

Metabolismo del THC Fase 2: El cannabis abandona el cuerpo

En la fase 2, el proceso trata de preparar a la droga para que abandone el cuerpo. En este paso las enzimas UGT pueden conectar una molécula de glucurónido al THC-COOH. Esto convierte al químico en la molécula THC-COOH-glucurónido, que es fácil de excretar del cuerpo en sustancias como la orina y la materia fecal. Una vez transformada en este metabolito, la droga está lista para ser eliminada del cuerpo.

En la última etapa de este proceso, los metabolitos del THC son eliminados del cuerpo cuando la persona orina o defeca.

Con un promedio de cinco días, 80-90% del THC y (la mayoría de) sus metabolitos habrán sido excretados – más del 65% vía heces y 20% vía la orina. Pero este no es el fin del cuento. Algunos de los metabolitos del THC van a permanecer en el tejido, y se van a liberar más lentamente. Es por esto que los metabolitos del THC se pueden detectar semanas después del uso en algunos de los usuarios de cannabis, y típicamente por más tiempo en aquellos que tengan exceso de grasa corporal (espacio para almacenar el THC-COOH).

Como podemos ver, los componentes activos del cannabis tienen una larga trayectoria desde la absorción hasta la eliminación – transformándose de un químico a otro en el camino. Lo que comienza como THCA antes de que fumemos, se vuelve THC cuando apenas lo absorbemos, y va a terminar siendo un químico totalmente distinto para cuando abandone tu cuerpo.

Aún más asombroso es que este proceso es muy diferente dependiendo de la vía de administración, y también lo son los efectos. Aún así, este increíble proceso le habilita al cannabis entrar a nuestro sistema, proveer su asombroso arsenal de efectos, y luego salir de nuestro sistema sin acumularse – haciendo que sea posible el uso del cannabis medicinal.

Deja un comentario