Subscribe Us

Home Recetas Cómo hacer gomitas de marihuana
Nov 18, 2020 7 min de lectura

Cómo hacer gomitas de marihuana

author
por Ben Hartman
Balas de goma de cannabis

Porción: 23-30 gomitas, dependiendo del tamaño de tu molde
Tiempo de cocción: 45 minutos aprox, sin incluir la descarboxilación y hacer el aceite

Ve directo a la receta

Los ositos y gusanos gominola cannábicos se están estableciendo como una de las formas más populares y divertidas de consumir cannabis.

Es fácil ver el porqué. Las gomitas cannábicas son muy fáciles de hacer y brindan una pequeña y deliciosa forma de dosificación. También hay un aspecto divertido y alegre de presentar una lata llena de tus propias gomitas cannábicas. Finalmente, incluso en algunas jurisdicciones donde el uso adulto del cannabis es completamente legal, las gomitas cannábicas no se encuentran disponibles a la venta. En ese caso, no te queda más alternativa que hacerlos tú mismo.

Los ositos y gusanos gominola estuvieron a tu lado cuando eras un niño, y ahora, vas a poder revivir tu amor por ellos con un poco de THC.

¿Por qué hacer gomitas de THC?

Fumar es uno de los métodos más comunes de consumir cannabis – y por una buena razón. Es fácil, divertido, y más o menos funciona el 100% de las veces. Pero comparar el fumar marihuana con comer comestibles es como comparar el waterpolo con el nado sincronizado – ambos de juegan en una piscina y son una buena manera de pasar la tarde, pero siguen siendo deportes muy diferentes.

Cuando comes comestibles, el colocón puede ser muy diferente al de fumar cannabis. Es una experiencia inmersiva en la que podrás sentir un cosquilleo a través de todo tu cuerpo, creando un sentimiento de felicidad, euforia y risa incontrolable que te puede tener pegado al sillón o riéndote del fondo de pantalla de tu televisor por horas. Porque pueden tomar más de una hora en hacer efecto y el colocón puede durar por varias horas, pueden no ser tan conveniente para el viaje de todos los días, pero no te confundas – los comestibles valen la pena.

También, si estás queriendo evitar fumar pero aún así quieres sentir el colocón, o quieres tomar tu medicina sin apestar toda la casa, los comestibles se pueden convertir en tu mejor opción.

Consumo responsable de las gomitas o cualquier otro comestible

Una mujer sostiene un osito gominola. (Foto ilustrativa por Pras Boonwong/ 123rf)

La mayoría de los consumidores de comestibles experimentados tienen una historia que dice lo siguiente: me comí la gomita y no pasó nada, así que una hora después me comí otra y ahí llegó el efecto, y… bueno… necesito que me vengas a buscar.

Los comestibles pueden llevar cerca de media hora o más en hacer efecto así que la paciencia es clave. Si no sentís nada después de una hora, solo relájate y espera. Tu metabolismo puede ser más lento o puede que aún tuvieses el estómago lleno cuando te comiste el comestible. De cualquier manera, con los comestibles, tu mejor apuesta es empezar con una dosis pequeña o con la que usualmente tomarías, y luego ser paciente y esperar.

Otra cosa a tener en mente cuando se hacen gomitas cannábicas es la seguridad. Para un niño inocente, estos tienen la misma apariencia y sabor que cualquier osito gominola regular. Para evitar un viaje a la sala de emergencias y una llamada de los Servicios de Protección Infantil, asegúrate de mantener tus gomitas de marihuana selladas y guardadas lejos de los pequeños de la casa.

Aceite de cannabis

Ambos el THC y el CBD son solubles en grasas, lo que significa que necesitan consumirse en grasas para poder ser metabolizados por el cuerpo. Cuando haces aceite de cannabis, el THC, CBD, y todos los otros cannabinoides, terpenos y flavonoides se infusionan en la mezcla, y luego pueden ser procesados por el cuerpo.

La manera más fácil de hacer comestibles es tener tu propia infusión de cannabis en mano, y la mayoría de las recetas de gomitas de THC piden el uso de aceite de cannabis – especialmente infusión en aceite de coco – como el ingrediente principal.

Tener tu propia tanda en mano de aceite de coco cannábica significa que nunca estás muy lejos de poder hacer tus propios comestibles de cannabis. Y por suerte, infusionar aceite de coco con cannabis es más fácil de lo que crees.

Para esta receta, sugerimos usar menos cannabis de lo que usan la mayoría de las recetas de aceite de cannabis para que las gomitas no sean tan fuertes, pero siéntete libre de elegir la cantidad que mejor se ajuste a tu tolerancia y a los niveles de THC de tu cannabis.

1. Descarboxila algo de cannabis

El primer paso y el más esencial a la hora de hacer comestibles de cannabis (aparte de conseguir la hierba) es descarboxilarla. La descarboxilación se refiere al proceso de activación de los compuestos del cannabis, y convierte al THCA en THC, permitiendo que te sientas colocado. El ingrediente clave es el calor, y para descarboxilar tu marihuana lo único que necesitas es moler un poco y ponerla sobre papel aluminio o una bandeja para hornear y al horno por entre 30 y 45 minutos a alrededor de 220-245°F (105-120°C). Solo asegúrate de echarle el ojo para asegurarte de que no se te pase de calor.

Chequea nuestras instrucciones paso a paso: Cómo descarboxilar cannabis

2. Mézclalo en el horno

Después de haber descarboxilado alrededor de 3,5 gramos de cannabis, calienta una taza de aceite de coco en una sartén hasta que llegue a 130-150°F (55-65°C). Agrega la marihuana, y hierve a fuego lento la mezcla por alrededor de una hora, revolviendo frecuentemente.

También puedes usar un baño maría. Pon agua en el fondo de una sartén, y agrega el aceite de coco en la sección de arriba, revuelve el cannabis y calienta a 130-150°F (55-65°C) por una hora. Con una olla de cocción lenta, combina el aceite y la marihuana y cocina en lento por una hora.

Sea el método que uses, una vez que termines de hervir la mezcla del aceite y el cannabis, cuela el aceite para remover la materia de la planta, y embotéllalo en algún lugar seguro.

¡Felicidades! Ya tienes tu propia tanda de aceite de coco cannábica que puedes usar para cualquier ocasión.

Receta: Cómo hacer gomitas cannábicas

Si nunca has hecho gomitas cannábicas, una palabra que necesitarás saber es “emulsificación.” El aceite de cannabis no se va a mezclar naturalmente con el agua o con algunos de los ingredientes derretidos en las gomitas, lo que significa que vas a tener una capa separada de aceite de cannabis en tus gomitas, o gomitas que no tienen la consistencia necesaria. Un emulsificador como la soja o la lecitina de girasol va a solucionar este problema, permitiendo que la mezcla se combine uniformemente en esa consistencia de gomita maravillosa que estás buscando.

La mayoría de las recetas de gomitas con marihuana piden el uso de aceite de cannabis, aunque algunos recomiendan usar tinturas u otros extractos. Vamos a seguir con el aceite de cannabis porque es fácil de manejar y más fácil de hacer.

Primero lo primero, ten tu equipamiento listo. Vas a necesitar un horno, una olla, un batidor, un gotero, un molde de ositos gominola (o gusanitos, la forma que prefieras), y un congelador.

La siguiente receta, adaptada de una que amamos de la Cannaschool, es directa y perfecta para usar el aceite de coco infusionado.

Ingredientes:

Instrucciones:

  1. Añade el agua, aceite de coco infusionado con cannabis, y lecitina de girasol/soja a la olla y colócala en el horno a temperatura baja.
  2. Revuelva hasta que el aceite esté completamente derretido y la mezcla tenga una textura consistente. Agrega la gelatina con sabor y la sin sabor, revolviendo constantemente.
  3. Mantén en temperatura baja por 10-15 min hasta que la gelatina se disuelva, asegurándote de batir la mezcla constantemente y de que esta no hierva.
  4. Use el gotero para llenar uno por uno el molde de las gomitas, y hazlo rápidamente para que el líquido no se enfríe y se empiece a separar. Asegúrate de batir el resto de la mezcla frecuentemente para que no endurezca.
  5. Una vez que el molde esté lleno, pon las gomitas en el freezer por 20-25 minutos.

¡Felicidades! Ya has hecho tus propias gomitas de marihuana exitosamente. Te recomendamos almacenarlas en el refrigerador.

Comiendo gomitas cannábicas. (Josep Suria/ 123rf)

Potencia: ¿Cuántas gomitas deberías comer?

Cuantos comestibles deberías comer puede depender de una cantidad de factores incluyendo tu experiencia con los comestibles, tu tolerancia, y la potencia del cannabis que usaste. Tu mejor apuesta, especialmente con comestibles caseros que pueden ser menos precisos que los que se compran en la tienda, es empezar con una dosis baja, y tomarte tu tiempo y ver qué pasa.

Es una buena idea ser cuidadoso y probar la mitad – o hasta un cuarto – de una gomita la primera vez, para tener una idea de qué tan fuerte es tu tanda.

Si estás buscando un estimado de qué tan fuerte tus gomitas van a ser, considera la potencia del aceite de cannabis que usaste. Si usaste 3,5 gramos de un cannabis que tiene 20% de THC, entonces cada cucharadita de aceite va a tener alrededor de 14 mg de THC.

Haciendo una matemática rápida, considerando que esta receta pide ½ taza de aceite de coco, eso son 24 cucharaditas de aceite, y 175 mg de THC para toda la tanda de gomitas. Considerando que la receta calcula 20 ositos gominola entre pequeños y medianos, eso es 8,75 mg de THC en cada uno. Si quieres que estén más cerca de los 5 mg cada uno, encuentra moldes más pequeños y haz 30 gomitas.

Sea cual sea el color o la forma que elijas para tus gomitas de marihuana, con un frasco bien guardado en tu casa, tendrás tus propios comestibles de elección para una noche de invierno en el sillón, o solo para despegarte y mirar transcurrir el apocalipsis, envuelto en abrazo dulce y pegajoso. Y como con todos los comestibles dulces que parecen caramelos, asegúrate de mantenerlos lejos del alcance de los niños.

Deja un comentario