Subscribe Us

Home Productos Cómo usar un vaporizador (vape) de marihuana
Oct 28, 2020 4 min de lectura

Cómo usar un vaporizador (vape) de marihuana

author
por Ben Hartman

Desde comestibles hasta cremas tópicas y pipas elaboradas, hay todo tipo de formas de consumir cannabis hoy en día. Pero con cada innovación, una cosa permanece constante: la inhalación es el método más rápido y popular para consumir marihuana.

Una de los métodos más populares de inhalación –vaping– técnicamente ni siquiera consiste en fumar. Como todos los otros métodos, definitivamente tiene sus pros y sus contras.

Pros:

  • Sólo se necesita una pequeña cantidad de cannabis.
  • Más amable para los pulmones y la garganta.
  • Muy discreto, sin olor fuerte.

Contras:

  • Puede ser difícil de entender.
  • Comprar un vaporizador puede ser caro.
  • Requiere limpieza y asegurarse de que la batería está cargada.

Vapear es una gran manera de fumar marihuana, sin técnicamente fumar. El vaporizador calienta la marihuana, liberando los cannabinoides y produciendo un vapor que luego se inhala.

Y como la marihuana no se quema, no tienes que inhalar el humo. Esto significa que evitas la dureza del humo de la marihuana, así como el alquitrán y las cenizas que se producen al quemarse.

La falta de humo también hace que el vaping sea una forma discreta de consumir marihuana, que deja mucho menos olor.

Puede ser tu mejor opción si necesitas consumir tu medicina pero estás en público, o estás en casa y tienes invitados, o vecinos entrometidos que están demasiado cerca de tu patio.

Para la mayoría de los vaporizadores de flor, lo único que necesitas es picar una pequeña cantidad de cogollo. (Valmedia Creatives/123rf)

Lo que se necesita para vapear cannabis

  • Un vaporizador (Aquí están algunos de nuestros favoritos)
  • Cannabis (flor o concentrado)
  • Un picador (también puedes usar tus dedos o tijeras)
  • Un cargador y una toma de corriente (por si el vaporizador se queda sin batería)

Cómo usar un vaporizador de marihuana

1. Moler una pequeña cantidad de marihuana, del tamaño de un poroto.

2. Colocarla en el receptáculo del vaporizador y cerrarlo.

3. Encender la cámara y ponerla a la temperatura deseada. Es posible que desees comenzar a alrededor de 160°C (320°F ) y luego aumentarla de a poco hasta unos 205°C (400°F), aunque la materia vegetal puede comenzar a combustionar hacia el rango superior, así que ten cuidado.

4. Cuando alcance la temperatura deseada, pon tus labios en la boquilla e inhala, lenta y constantemente, durante 5-10 segundos. Luego exhala lentamente.

5. Si no recibes suficiente vapor con la primera inhalación, intenta aumentar el calor.

6. Cuando termines, vacíe la flor utilizada en un recipiente, para su uso futuro.

Los vaporizadores pueden ser una máquina de mesa o pequeños vaporizadores portátiles, como los delgados “vape pens” que puedes haber visto por ahí. Los vaporizadores para fumar la flor de cannabis se suelen comercializar como “vapes de hierba seca“. Los “vapes húmedos” pueden utilizarse para vapear concentrados, o como vapes que pueden hacer ambas cosas.

Para la mayoría de los vaporizadores de flores secas, todo lo que hay que hacer es moler una pequeña cantidad de flor, ponerla en el receptáculo, y luego encenderlo y esperar a que alcance la temperatura deseada.

Luego, hay que inhalar lenta y firmemente, y exhalar. Puede que no veas salir mucho vapor, pero comienza lentamente y espera a que surta efecto.

Probablemente encontrarás que toma muy poco para tener un efecto, y requiere menos cannabis de lo que usarías para cargar una pipa de agua.

Si estás vapeando concentrados, hay dos vías principales: vaporizadores recargables y cartuchos prellenados. Si estás usando un vaporizador recargable, asegúrate de que tenga una “almohadilla” para el concentrado.

A menudo se trata de una pequeña malla o alambre que se pone en el receptáculo de la vaina y luego se cubre con el concentrado. Puede tomar un par de sesiones para conseguir una dosis fuerte, pero para cuando la almohadilla acumule suficiente resina dentro de ella, notarás un efecto más poderoso.

Consideraciones sobre el vaporizador de marihuana

Si estás comprando cartuchos prellenados que tienen una boquilla adjunta, que son algunos de los productos más populares en muchos mercados, necesitarás una batería para conectarla (se atornillan directamente).

Entonces, todo lo que queda por hacer es poner los labios en la boquilla, presionar el botón si lo hay, inhalar suavemente y disfrutar. Sólo asegúrate de no inhalar demasiado la primera vez, ya que no se siente igual que al fumar y puede llevar tiempo acostumbrarse.

Un vaporizador y cartuchos extra (WICHAI WONGJONGJAIHAN/ 123rf)

Sea lo que sea lo que estés haciendo, puedes empezar a unos 160°C (320°F) y luego subir a unos 200-205°C (390-400°F) si no produce suficiente vapor para ti.

Una ventaja de los vapes es que puedes guardar la flor de cannabis usada para hacer comestibles u otras formas ingeribles de cannabis.

Dos cosas que hay que tener en cuenta con los vapes de flores es que pueden ser costosos: desde unos USD 100 hasta más de USD 250. También, algunas personas encuentran un poco difícil al principio dominar el uso de un vaporizador de flores, pero un poco de práctica usualmente se encarga de esto.

Traducción cortesía del El Planteo

Deja un comentario