Subscribe Us

Home Recetas ¿Cómo hacer mantequilla cannábica? Una guía paso a paso
Sep 1, 2020 4 min de lectura

¿Cómo hacer mantequilla cannábica? Una guía paso a paso

author
por Ben Hartman

Un porro bien enrolado es espléndido, pero los comestibles cannábicos pueden ser verdaderamente maravillosos.

Hacer tu propia mantequilla cannábica es la forma perfecta de “sazonar” rápidamente una porción de comestibles, o solo agregarle una cucharada a tu té cuando es hora de echarse en el sofá y relajarse.

Muchos pacientes prefieren comestibles a consumir cannabis por medio de combustión.

La mantequilla cannábica es perfecta cuando tienes un antojo repentino por galletas cannábicas -pues requiere que solo agregues la dosis necesaria desde el recipiente.

También es perfecta para hacer el comestible más icónico de todos, el “brownie mágico”.

Lo único necesario es añadir la mantequilla cannábica a tu receta de brownies favorita, pero también puedes hacer cupcakes, una memorable torta cumpleañera (o no tan memorable, al menos a corto plazo), un sartén de salsa mágica para spaghetti, o incluso un bisque de langosta. 

También puedes usar la mantequilla sola, mezclada en una taza de café o té, o sobre una torre de pancakes.

Receta: Cómo hacer mantequilla cannábica

Hacer mantequilla cannábica es fácil, y deberías poder tener tu primera porción muy rápidamente.

INGREDIENTES:

  • 7 a 14 gramos de cannabis descarboxilado
  • 2 barras de mantequilla (alrededor de una taza)
  • Un colador de tela
  • Contenedor para almacenar

Método 1  – Olla de cocción lenta

(Para este método, además de los ingredientes listados, necesitarás una olla de cocción lenta.)

  1. Llena tu olla de cocción lenta hasta más o menos la mitad. Préndela y déjala calentar hasta 70-90°C (160-190°F). Si tienes un termómetro láser puedes obtener más precisión con la temperatura.
  2. Corta la mantequilla en cubitos y agrégala a tu frasco de vidrio. Agrega el cannabis descarboxilado y cierra el frasco (si quieres reducir el olor, puedes apretar bien la tapa de tu frasco).
  3. Inserta el frasco dentro del agua de la olla de cocción lenta y asegura la olla con su tapa. Deja cocinar por al menos dos horas. Asegúrate de agitar el frasco suavemente y abrirlo para que salga el vapor después de cada hora de cocción. Puedes dejarla cocinar hasta por 4 horas, solo debes revolver y chequear cada hora.
  4. Cuando esté listo, saca los frascos de la olla y déjalos enfriar por unos minutos.
  5. Usando un colador de tela, cuela la mezcla retirando el agua.
  6. Pon la mantequilla cannábica dentro de un contenedor y colócala en el refrigerador hasta que se endurezca. 

Acabas de infusionar mantequilla para usar en muchas recetas! 

Método 2 – Sartén:

(Para este método, adicionalmente a los ingredientes enlistados, necesitarás una taza de agua y un sartén.) 

Para hacer mantequilla cannábica en un sartén, calienta a fuego lento una taza de agua y una taza de mantequillas hasta que se derrita. Mientras la mezcla está calentándose, añade el cannabis descarboxilado y mezcla bien. Mantén a fuego lento y deja que se cocine lentamente por 2-3 horas, mezclando ocasionalmente y cuidando que no se queme, a una temperatura entre 70 y 80°C (160-180°F), evitando que hierva.

Después de 2-3 horas, retira la sartén del fuego y después de que se haya enfriado, cuela la mezcla con un colador de tela y colócala en un contenedor.

También la puedes hacer en una infusionadora o una olla de cocción lenta, asegurándote de mantener la temperatura entre 70-80°C (160-180°F). Añade una taza de mantequilla y media onza de cannabis descarboxilado y cubre la olla. Déjala cocinar a fuego lento por tres horas aproximadamente, removiendo ocasionalmente.

Después de que se haya enfriado, cuela con un colador de tela y coloca en un contenedor.

Mantequilla cannabica que ha sido parcialmente endurecida antes de colarse. (Michael Nosek / 123rf)

¿Cuánto cannabis debería utilizar para la mantequilla cannábica?

Cuánto deberías usar depende de la potencia que estés esperando.

Para tu primera tanda, querrás comenzar con una dosis más modesta. Una vez lista, prueba una porción pequeña y espera un par de horas para revisar su resultado. No seas impaciente, los comestibles normalmente demoran en surtir efecto.

Si estás usando media onza de cannabis que contenga un 14% de THC, cada cucharadita de mantequilla contendrá un estimado de 40 mg de THC.

Si estás usando un cuarto de onza de cannabis que contenga un 14% de THC cada cucharadita contendrá un estimado de 20 mg de THC.

También puedes usar las calculadoras disponibles en línea para estimar la potencia de tu mantequilla

Errores comunes al preparar infusiones cannábicas. 

EL primer error que la gente comete haciendo mantequilla cannábica es saltarse la descarboxilación. Esto significa que tu producto final no será tan potente y mucho del material psicoactivo no será absorbido en la mantequilla. 

Otra recomendación, probablemente no quieras usar las mejores flores. Como el proceso de infusión absorbe tanto del THC, variedad de cannabinoides, terpenos y flavonoides, puedes hacer mantequilla incluso con cannabis de menor calidad de la que normalmente consumimos. Incluso puedes complementar la flor con polen o cannabis previamente vaporizado.

Al cocinar mantequilla sobre la estufa, pon atención. Asegúrate de remover ocasionalmente para que no se queme.

Como con todos los comestibles, comienza con poco y a paso lento. Siempre puedes aumentar la dosis o consumir más si no obtienes el efecto deseado. Si consumes demasiado y el efecto llega a ser excesivo, aquí hay unos tips para bajarte del viaje.

¿Por qué la marihuana necesita grasa?

Los cannabinoides en el cannabis – incluyendo el THC y el CBD, son hidrosolubles y deben ser consumidos con grasa para poder ser absorbidos por el cuerpo. Cuando se prepara mantequilla cannábica, la mantequilla absorbe el THC y otros cannabinoides, además de terpenos y flavonoides, creando una poderosa infusión en la mantequilla.

¿Qué es la descarboxilación?

Una cosa que no quieres olvidar -aunque no serías la primera persona en hacerlo- es decarboxilar tu cannabis

La descarboxilación se refiere al proceso de activar los componentes del cannabis, más notablemente el THC, que es transformado de su forma ácida y no psicoactiva THCA a THC, que genera el efecto psicoactivo por el cual es conocido. 

La forma más fácil de descarboxilar es calentando el cannabis, típicamente en un horno a 105-120°C (220-245°F) por unos 30-45 minutos, poniendo atención a que el horno no se caliente demasiado. 

Instrucciones paso a paso: Cómo descarboxilar cannabis

Artículo traducido por Paralelo.info

Deja un comentario