Subscribe Us

Home Recetas Todo lo que necesitas saber acerca de cómo hacer té de cannabis
Ago 19, 2021 4 min de lectura

Todo lo que necesitas saber acerca de cómo hacer té de cannabis

author
por Ben Hartman
¿Por qué no darle un giro a tu taza de té de siempre? (Shutterstock)

Pocas cosas acompañan mejor a una taza de té caliente que un porro perfectamente armado. Y si tienes el resto del día libre y una buena vista para contemplar, no hay nada mejor. Pero al igual que el té, el cannabis es muy versátil, y no tiene porqué ser siempre enrolado y fumado o cargado en el bowl de tu bong.

En vez, puedes usar esa hierba para preparar una taza de té de marihuana y descubrir una nueva manera de relajarte con algo de ganja (y té herbal).

¿Por qué hacer té de marihuana cuando puedo fumar?

Pocas cosas te llevan del punto A al punto B más rápido que un porro, pero van a haber tiempos en los que vas a querer mezclar un poco las cosas. Esto es un parte porque los comestibles – sean brownies locos o una bebida cannábica como el té de marihuana – producen un colocón completamente distinto que puede poner una sonrisa en tu rostro y dejarte con una sensación cálida y acogedora. 

Además, no todo el mundo puede fumar, y van a haber momentos en la vida en los que vas a preferir ser más discreto, o en los que exhalar nubes de humo de marihuana punzante no es una opción.

Para esos momentos, el té de marihuana es una gran opción.

El té de cannabis puede producir un tipo de viaje distinto al de la fumata. (Shutterstock)
El té de cannabis puede producir un tipo de viaje distinto al de la fumata. (Shutterstock)

Primero lo primero – descarboxila esa hierba

Mientras que comer cannabis crudo tiene sus propios beneficios, no te va a colocar a menos que descarboxiles la hierba primero. La descarboxilación es una palabra larga que se utiliza para describir un proceso simple en el que al calentar la marihuana convierte al cannabinoide THCA en THC, haciendo posible que puedas drogarte.

Para descarboxilar, simplemente calienta tu horno a 220-245°F (105-120°C) y pon algo de cannabis molido en una bandeja de cocina, y hornea por alrededor de 40 minutos. Para nuestra guía extendida para la descarboxilación, lee más aquí.

descarboxilar

Las seis mejores maneras de hacer té de cannabis

  1. Usando mantequilla cannábica
  2. Con aceite de cannabis
  3. Usando una tintura
  4. Con ramitas de marihuana
  5. Usando un endulzante infusionado
  6. Té Helado

1. Pon mantequilla cannábica en tu té

Si la mantequilla es una parte esencial del desayuno para tantas personas, ¿significa eso que el té hecho con mantequilla de cannabis es técnicamente un té para el desayuno? No vemos por qué no.

Una manera muy simple de hacer té de marihuana es preparar una taza de té como la que sueles preparar, y luego agregarle algo de mantequilla cannábica. La cantidad a usar depende de tu tolerancia y de la potencia de la mantequilla cannábica, pero aproximadamente una cucharadita debería estar bien.

2. Ponle aceite infusionado con cannabis

Si no eres fanático de la idea de tomar mantequilla derretida con tu té de manzanilla, o no te gusta la lactosa, entonces puedes reemplazar con un aceite infusionado. Con respecto al sabor, te recomendamos usar aceite de coco, pero eso es cuestión de gustos.

3. Hacer té de marihuana con una tintura de cannabis

Tinturas de cannabis, ¿hay algo que no puedan hacer? De hecho sí, y la lista es bastante larga. Pero cuando se trata de hacer comestibles con cannabis, las tinturas son especialmente versátiles. Para hacer té de marihuana con una tintura de cannabis, simplemente prepara tu té como lo harías usualmente, y agrega y revuelve algo de tu tintura. Las tinturas son solubles en agua y deberían disolverse en el té sin problema. Cuánto usar vuelve a depender de tu tolerancia y de la potencia de la tintura, así que tu mejor apuesta es utilizar la que sueles tomar, pero en una taza de té caliente.

Las tinturas son solubles en agua y deberían disolverse en el té sin problema. (Shutterstock)
Las tinturas son solubles en agua y deberían disolverse en el té sin problema. (Shutterstock)

4. Hacer té de marihuana con ramitas

Ahh, las ramitas de la marihuana – estuvieron ahí para sostener nuestros cogollos hasta la cosecha, solo para que se desechen en la manicura. Sin embargo, si eres de los que se quedan con las ramitas, el té de marihuana es una manera muy fácil de ponerlas en uso. Toma unos gramos de ramitas de marihuana molidas (alrededor de una cucharada) y ponlas a descarboxilar en el horno. Luego colócalas en una bolsita de té o en un sumergidor de té (o en un filtro para café) y sumergelas en una taza de agua caliente por 7 a 10 minutos. No van a tener buen gusto alguno, pero para eso está la miel o el azúcar. Y hablando de estos…

5. Hacer té de marihuana con un endulzante infusionado con cannabis

La vida no puede ser siempre dulce, pero tener algo de azúcar de cannabis o miel de cannabis seguro puede ayudar. Una buena manera de hacer una taza de té de cannabis es simplemente hacer té normal, y luego endulzarlo con “canna azúcar” o (ya te lo imaginaste), “canna miel”.

6. ¿Por qué no hacer té helado cannábico?

Hacer té helado con cannabis es una forma muy refrescante de mantenerse fresco y en las alturas. También es igual de fácil que hacer té helado.

Tu mejor apuesta es hacer una jarra de té helado como harías normalmente, y luego sustituir el endulzante que sueles usar por azúcar cannábica o miel cannábica. Ten en cuenta que si eres de aquellos que gustan del té tan dulce que la cuchara se clava recta en el vaso, entonces ten cuidado de no pasarte con el endulzante infusionado con cannabis, a menos que quieras tener un viaje especialmente potente.

Deja un comentario