Subscribe Us

Home Condición Hipertensión
Feb 16, 2020 6 min de lectura

Cómo afecta la marihuana a la presión sanguínea

author
por Emily Earlenbaugh, PhD.
Revisado médicamente por Roni Sharon, MD

¿Ayuda la marihuana a la presión sanguínea?

Se ha sugerido que el cannabis es un posible tratamiento para la hipertensión, pero existe la preocupación de que pueda agravar la enfermedad.

El sistema endocannabinoide está implicado en la regulación de la presión arterial. Por lo tanto, es posible que la manipulación de este sistema pueda resultar terapéuticamente útil para el tratamiento de la hipertensión. Sin embargo, también es posible que la empeore. Es evidente que hay muy pocas investigaciones sobre el uso de la marihuana para la presión sanguínea, y las que tenemos son limitadas y conflictivas.

Aunque los científicos no tienen suficientes datos para recomendar el cannabis para esta enfermedad, sí recomiendan que se siga investigando si el cannabis, y el CBD en particular, podrían ser de ayuda.

Cómo actúa el cannabis en la hipertensión

El sistema endocannabinoide (SEC) existe en todos los vertebrados y ayuda a regular funciones cruciales como el sueño, el dolor y el apetito. El cuerpo humano produce sus propios cannabinoides, que modulan y activan sus diversas funciones. Pero como su nombre lo indica, el sistema endocannabinoide también puede ser modulado y activado por los cannabinoides que se encuentran en la planta de cannabis.

Debido a que este sistema fue descubierto sólo en los últimos 30 años, los científicos todavía tienen mucho que aprender sobre las innumerables formas en que el cannabis afecta al cuerpo humano.

SEC en el sistema cardiovascular

Resulta que este sistema también está implicado en la regulación del sistema cardiovascular. Los investigadores han descubierto que el sistema endocannabinoide desempeña un papel clave en el ajuste de la actividad cardiovascular y, en particular, afecta en gran medida a la hipertensión.

La activación de los diversos receptores de este sistema con endocannabinoides (como la anandamida) en estudios con animales ha provocado cambios notables y clínicamente significativos en los efectos cardiovasculares. Por ejemplo, el aumento o la disminución de la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la constricción de los vasos sanguíneos, la inflamación y la oxidación. Por tanto, está claro que el sistema endocannabinoide influye en nuestro funcionamiento cardiovascular.

Hipertensión arterial, pulmonar y portal

Además, estudios han descubierto que el sistema endocannabinoide es hiperactivo en la hipertensión arterial, pulmonar y portal. Sin embargo, la investigación no deja claro si este aumento de la actividad endocannabinoide desempeña un papel protector o perjudicial. Esto se debe, en parte, a que los endocannabinoides pueden hacer que los vasos sanguíneos se ensanchen y se contraigan en diferentes contextos, aumentando y disminuyendo la presión arterial. Estas acciones pueden ser beneficiosas o perjudiciales para diferentes tipos de hipertensión. Por ende, las implicaciones de estos efectos pueden ir en ambos sentidos.

Ciertamente, los investigadores tienen un largo camino por recorrer para entender estos efectos. Pero algunos sugieren que dirigirse a este sistema con tratamientos basados en cannabinoides podría ser una forma eficaz de tratar la hipertensión. Aun así, los investigadores advierten que es necesario investigar más para comprender mejor las implicaciones a largo plazo de los cannabinoides en el sistema cardiovascular, así como sus posibles interacciones con alimentos y otros medicamentos que reducen la presión arterial.

Estudios médicos sobre cannabis e hipertensión

Hoy, tenemos pruebas claras de que los cannabinoides influyen en nuestra actividad cardiovascular a través del sistema endocannabinoide. Sin embargo, tenemos que recurrir a la investigación en seres humanos para obtener una imagen real de su impacto en la hipertensión. Después de todo, los estudios en animales nos dan una pista de cómo podrían funcionar las cosas en los humanos, pero a veces pueden apuntar en la dirección equivocada.

En lo que respecta a los estudios médicos sobre la marihuana y la presión sanguínea, nuestros datos son bastante limitados, y los que tenemos son a veces contradictorios.

Aumento de la frecuencia cardíaca

Algunos estudios informan de que el consumo agudo de cannabis provoca un aumento de la frecuencia cardíaca, pero no cambios significativos en la presión arterial. También afirman que el consumo crónico de cannabis puede conducir a una disminución duradera de la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Esto podría indicar un papel útil a largo plazo en la reducción de la hipertensión. Sin embargo, otros estudios sugieren que el aumento de la frecuencia cardíaca por el consumo de marihuana viene acompañado de un aumento temporal de la presión arterial.

Para añadir a este confuso panorama, los estudios basados en encuestas sobre el consumo de marihuana y la presión arterial también han arrojado resultados contradictorios. Un alarmante estudio del 2005 descubrió que quienes habían consumido cannabis alguna vez (aunque fuera una sola vez) tenían más de tres veces más probabilidades de morir de hipertensión que quienes nunca habían consumido la droga. Aun así, es importante tener en cuenta las limitaciones de esta encuesta. Por un lado, muchas personas no declaran el consumo de otras drogas ilícitas, lo que podría explicar estos problemas. Esta encuesta tampoco analizaba la frecuencia o la dosis de cannabis consumida, por lo que estaba limitada por esos factores.

Ninguna relación entre el cannabis y la hipertensión

A pesar de este aterrador estudio, otro estudio basado en una encuesta del 2016 no encontró ninguna relación entre el consumo de cannabis y la hipertensión. Si bien descubrieron que el consumo reciente de cannabis estaba vinculado a un aumento de la presión arterial sistólica (pero no diastólica), no encontraron ninguna relación entre el consumo crónico de cannabis y la presión arterial. El consumo de cannabis no se asoció a la hipertensión o a la prehipertensión, ni siquiera cuando se consumía regularmente a lo largo de la vida.

Además, una revisión de la literatura anterior sobre el cannabis y la salud cardíaca encontró pruebas limitadas de que el consumo de cannabis estaba vinculado a un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares isquémicos. Aún así, no informó de ninguna relación con la hipertensión.

La abstinencia al cannabis

Sin embargo, en otro estudio sobre la hipertensión y el cannabis, los investigadores descubrieron que la abstinencia de cannabis podría ser un factor de riesgo potencial. En este estudio, los investigadores controlaron la presión arterial de consumidores crónicos de cannabis antes y después de un período de abstinencia abrupta. Los consumidores tenían una presión arterial normal mientras consumían la droga.

Sin embargo, después de dejarla repentinamente, algunos participantes vieron cómo su presión arterial se disparaba hasta alcanzar niveles de hipertensión. Los investigadores de este estudio señalaron que estos cambios podrían estar directamente relacionados con el proceso de abstinencia. También podrían ser un síntoma secundario relacionado con factores como la ansiedad que acompaña a la abstinencia.

Curiosamente, este estudio se realizó sobre todo en pacientes de edad avanzada y afroamericanos, dos grupos con riesgo de hipertensión. Esto llevó a los investigadores a preguntarse si el cannabis podría estar ofreciendo un efecto protector contra la hipertensión, que se elimina cuando se deja de consumir el cannabis; o si el aumento de la presión arterial es simplemente un efecto de abstinencia por dejar de consumir cannabis. Se necesitan más investigaciones que analicen la presión arterial antes de empezar a consumir cannabis (así como durante y después) para desambiguar la causa de esta hipertensión.

La mayoría de los participantes (69%) no observaron aumentos de la presión arterial lo suficientemente significativos como para considerarlos hipertensión. Por lo tanto, es probable que esto afecte a una minoría de consumidores de cannabis. Aun así, aquellos con problemas cardíacos pre existentes podrían tener problemas durante la abstinencia. Los autores sugieren que las personas con factores de riesgo cardíaco que se planteen dejar de consumir cannabis lo hagan bajo observación médica. Así, podrán asegurarse de que los niveles de presión arterial se mantienen en un rango seguro.

¿Puede el CBD ayudar con la presión arterial alta?

Aunque los estudios sobre el cannabis en general presentan resultados contradictorios sobre su relación con la presión arterial, esto podría deberse en parte a que el cannabis tiene muchos ingredientes activos potenciales. Se sabe que el THC provoca efectos cardíacos como el aumento temporal del ritmo cardíaco y, en algunos casos, de la presión arterial.

Pero el CBD, otro cannabinoide del cannabis, puede en realidad reducir este efecto del THC cuando se toman juntos. Por sí solo, se sabe que el CBD reduce la presión arterial, lo que lo convierte en una posibilidad atractiva para controlar la hipertensión. Algunos estudios lo señalan como un posible tratamiento de la hipertensión, que hay que investigar más para confirmar su eficacia.

Efectos secundarios

Los científicos aún no han llegado a la conclusión de que el cannabis sea una opción segura para los hipertensos. Además, tenemos muy pocos datos sobre qué efectos secundarios son habituales en los que padecen esa enfermedad. Pero teniendo en cuenta lo que sabemos sobre el potencial del cannabis para influir en la actividad cardiovascular, es posible que provoque un aumento o una disminución de la presión arterial. También puede aumentar el riesgo de padecer otros eventos cardíacos como los accidentes cerebrovasculares isquémicos.

Si ya estás consumiendo cannabis y tienes hipertensión (o la has tenido antes), o tienes otros factores de riesgo cardíaco, podrías correr el riesgo de un aumento de la presión arterial durante la abstinencia.

Descargo de responsabilidad

El contenido de The Cannigma está intencionado con propósitos informativos únicamente. No es substituto al consejo, diagnosis o tratamiento de un profesional médico. Consulte siempre con un profesional médico con antecedentes en cannabis previo a empezar el tratamiento.

Deja un comentario

Index de Condiciones A-Z