Home Recetas
Cómo hacer café cannábico

Cómo hacer café cannábico

índice

  • Rinde: 1-4 tazas de café.
  • Tiempo de preparación: minutos, si la infusión ya está lista. De lo contrario, el tiempo de preparación debería tomar de 1 a 3 horas.

Durante cientos de años, la planta se ha cultivado en algunos de los países más hermosos y remotos de Asia, África y América. Es un ritual matutino y un compañero diario para innumerables personas en todo el mundo y es un estimulante de confianza que es excelente para compartir con amigos. Estamos hablando, por supuesto, del café.

El café y el cannabis van muy bien juntos porque ambos están llenos de sabor y contienen sus propios estimulantes naturales. No hay una gran cantidad de investigaciones sobre cómo interactúan el cannabis y la cafeína, pero hay evidencia que indica que la cafeína podría atenuar los efectos de pérdida de memoria del cannabis – o simplemente empeorarlos. Además, un estudio de 2018 realizado en roedores encontró indicios de que un mayor consumo de café puede conducir a una disminución de la actividad del sistema endocannabinoide.

La posible interacción entre la cafeína y el cannabis no ha sido analizada en profundidad en sujetos de prueba humanos. Por lo que solo podemos realizar afirmaciones hasta cierto punto, basándonos en un conjunto de pruebas acumuladas hasta el momento con sujetos animales.

Mientras tanto, si crees que la marihuana y el café van muy bien juntos, ¿quiénes somos para detenerlo? 

Por qué los comestibles son tan populares

Cuando ingieres comestibles cannábicos, te genera un subidón que puede ser muy diferente del subidón que se obtiene al fumar marihuana. El efecto de los comestibles puede ser una experiencia para todo el cuerpo o, en algunos casos, una experiencia extracorporal. El inicio puede tardar más de una hora, y luego puede aparecer en oleadas, lo que lleva a una larga noche o tarde (o mañana) de risas y sensaciones de hormigueo en todo el cuerpo.

Los comestibles también son muy convenientes en formas en que fumar simplemente no lo es. La ingesta de comestibles se puede hacer incluso en los entornos menos amigables con la marihuana sin que nadie sea más sabio, y no es necesario inhalar ningún humo dañino para los pulmones.

Los comestibles como las gomitas de THC o un brownie de marihuana también se pueden transportar y consumir fácilmente sin el uso de encendedores o parafernalia, y no emiten olores nocivos como los de una pipa o un bong usado.

Además, una bandeja de brownies, un tazón grande de pasta infundida con marihuana o una buena taza de café canábico, dichos comestibles pueden ser muy divertidos para compartir con amigos.

Consejos y errores comunes

Pero eso no significa que los comestibles están completamente exentos de inconvenientes. El inicio tardío significa que muchas personas se impacientan esperando que comience el colocón y terminan tomando otra dosis y teniendo la experiencia no tan agradable al estar mucho más colocados de lo que querían estar.

Otro error común – al menos entre los principiantes – es olvidarse de descarboxilar la hierba antes de preparar los comestibles.

La importancia de la descarboxilación

Si te echas un poco de marihuana en la boca, no te drogará. El cannabis debe calentarse para convertir el cannabinoide THCA en THC, el cannabinoide que verdaderamente te coloca. A menos que estés fumando o vaporizando marihuana, necesitarás descarboxilar tu cannabis antes de tiempo.

Este proceso es muy simple y difícilmente te equivoques haciéndolo. Desmorruga el cannabis que planeas usar y hornéalo en el horno durante unos 30-45 minutos a unos 105-120 °C (220-245 ° F).

Quítalo del horno y disfruta de ese olor a cannabis tostado que flota por tu casa. Eso es todo lo que hay que hacer.

Como hacer aceite/mantequilla cannábica

La base para cualquier receta infundida con cannabis incluye una forma de grasa infundida como aceite de coco o manteca (Shutterstock)

Para muchas recetas de comestibles cannábicos necesitarás hacer una infusión grasa, como la mantequilla infundida con cannabis o el aceite cannábico.

Hacer una infusión grasa no requiere de gran habilidad en la cocina ni de ningún conocimiento de la ciencia de las infusiones. En ambos casos, implica cocinar la grasa y el cannabis juntos, a fuego lento, hasta que la grasa haya absorbido los cannabinoides suficientes.

Para la mantequilla cannábica, todo lo que necesitas es alrededor de 7-14 gramos de cannabis descarboxilado (dependiendo de qué tan potente quieras que sea), 2 barras (una taza) de mantequilla, una gasa, y un recipiente para su almacenamiento.

Para el aceite cannábico el proceso es bastante similar. Debes reunir 7-14 gramos de cannabis descarboxilado, una taza de aceite de oliva, aceite de coco o aceite MCT, una gasa, y un recipiente de almacenamiento.

Si estás haciendo mantequilla cannábica, la forma más sencilla probablemente sea el método de la cacerola. Simplemente cocina a fuego lento una taza de agua y una taza de mantequilla hasta que la mantequilla se derrita. Mientras hierven a fuego lento, agrega el cannabis y revuelve bien. Deja que hierva a fuego lento por aproximadamente 2-3 horas, asegurándote de revolver ocasionalmente. El calor no debe superar los 70-80°C (160-180°F).

El método de la cacerola también funciona para preparar aceite con cannabis. Simplemente agregue el aceite y el cannabis a una cacerola caliente, a alrededor de 55-65°C (130-150°F) y déjala hervir a fuego lento durante 1-3 horas.

Tanto para el aceite cannábico como para la mantequilla cannábica, después de que la mezcla se haya enfriado, deberás verter en un recipiente para su almacenamiento, asegurándote de darle unos buenos apretones para sacar toda la mezcla.

Tanto la mantequilla cannábica como el aceite cannábico se pueden preparar en ollas de barro, baño maría u otros electrodomésticos de cocina. Para leer explicaciones detalladas, lea más aquí y aquí.

Cuánta marihuana agregar y la orientación para una dosificación precisa

Y ahora, esa eterna pregunta – ¿cuánta marihuana es demasiada? ¿Cuánto es suficiente? ¿Cuánto es una pérdida de tiempo? No existe una respuesta científica a estas preguntas, se trata de qué tan colocado quieres estar. 

Además, la dosificación de cannabis – incluso en comestibles caseros – puede ser bastante complicada, más si se trata de un comestible cannábico que aún no has probado. La potencia puede depender de una variedad de factores, incluida la potencia y ​​la cantidad de cannabis utilizado; y tu tolerancia.

En última instancia, la mejor opción al probar un comestible cannábico por primera vez es comenzar con una dosis baja y ver cómo se siente. En el peor de los casos, puedes tomar más la próxima vez.

¿Cómo hacer café cannábico?

Cannabis y café: la combinación perfecta para una experiencia estimulante (Shutterstock)

Las recetas de café cannábico generalmente se dividen en dos categorías – agregar una infusión de cannabis al café ya preparado, o infundir los propios granos de café. A continuación te explicaremos cómo hacer ambas.

Método 1: taza de café cannábico (receta cortesía de Honest Marijuana)

Ingredientes:

  1. Desmorruga la mota lo mejor que puedas
  2. Pon a hervir 3 tazas de agua en una cacerola, y agrega 2 cucharadas de mantequilla o aceite de coco
  3. Reduce a fuego lento, espolvorea el cannabis y déjalo hervir a fuego lento por 40 minutos, revolviendo ocasionalmente para evitar que la hierba se pegue al fondo de la cacerola.
  4. Retirar del fuego y verter a través de un colador a un recipiente.
  5. Toma el agua infundida con cannabis y úsala para preparar tu café como lo harías normalmente.

Método 2: usar una grasa infundida con cannabis

Este método es bastante sencillo. Prepara una taza de café y agrega media cucharadita de aceite de coco con cannabis o mantequilla cannábica, y revuelve bien. La grasa se separará un poco del agua a medida que el café se enfría, pero siempre puedes volver a revolverlo; y en poco tiempo lo beberás, de todos modos.

Método 3: agrega edulcorante infundido con cannabis a tu café

Este es otro método muy sencillo. Una vez tengas un edulcorante infundido con cannabis, como puede ser el azúcar cannábico o la miel cannábica, simplemente agrega una pequeña dosis a una taza de café recién hecho.

Método 4: agregarle leche cannábica

De manera muy similar, si tienes preparada una leche cannábica, agregale un poco a tu café y listo.

Método 5: verter tintura de cannabis en tu café

Las tinturas de cannabis son bastante fáciles de hacer y se pueden utilizar para preparar  todo tipo de comestibles. Además, a diferencia de una grasa infundida con cannabis, estas se mezclaran con el café sin problemas, sin separarse.

O, si puedes, compra un café cannábico

Si no estás de humor para probar tus habilidades de alquimista, tal vez puedas optar por la opción de comprar café cannábico en una tienda, si es que vives en un país o estado donde el cannabis es legal.

No todo el mundo ama el sabor de las cápsulas de café, pero ¿si contuviesen marihuana? Esa sería una historia diferente. Empresas como Brewbudz fabrican cápsulas de café de uso único que vienen con una dosis saludable de THC.

Los granos de café infundidos con cannabis también son una opción bastante popular, incluso para aquellos que solo quieren café con CBD, o quieren apoyar a Willie Nelson. Algunas empresas como Therapy Tonics ofrecen bebidas de café con THC y CBD, para servir calientes o frías.

Y, por si no es obvio, el café instantáneo con cannabis también existe. Por ejemplo, los «sobres de café instantáneo infundidos con cannabis» que ofrece Stillwater Brands contienen 10 mg de THC por taza.

The Cannigma es apoyada por sus lectores. Cuando compras artículos a través de nuestros links puede que ganemos una comisión, sin ningún costo adicional para ti.
Thanks for your feedback!

Sign up for bi-weekly updates, packed full of cannabis education, recipes, and tips. Your inbox will love it.