Subscribe Us

Home Tratamiento Cómo encontrar la cepa indicada para tí
Sep 12, 2019 8 min de lectura

Cómo encontrar la cepa indicada para tí

author
por Matan Weil
Revisado médicamente por Codi Peterson, PharmD

Las cepas de cannabis y cómo elegir entre ellas se puede comparar a los diferentes tipos de manzanas – misma planta pero variedades diferentes. A diferencia de la mayoría de frutas y vegetales, la marihuana puede afectar tu mente, y las diferentes variedades pueden producir diferentes tipos de intoxicación, o “viajes”. Y como ha mostrado la ciencia en los últimos años, también tienen propiedades terapéuticas diferentes.

Esta breve guía fue compilada al analizar e interpretar la literatura científica disponible – aunque bastante preclínica – con el objetivo de ayudarte a redondear las opciones y encontrar la cepa indicada para tí.

¿Qué son las cepas de marihuana (y los quimiovares)? 

En los años pasados sólo había unas pocas variedades de cannabis en el mundo, usualmente referidas como cepas “landrace”. Al igual que las uvas Cabernet Franc y Sauvignon Blanc fueron cruzadas para producir la famosa Cabernet Sauvignon, las variedades de cannabis pueden ser cruzadas para crear nuevas variedades.
Sin embargo, 100 años de prohibición le abrieron el camino a un mercado negro que floreció, así que a diferencia de Cabernet Sauvignon, no hay marcas registradas ni estándares para lo que define a Strawberry Cough o Granddaddy Purple – o ninguna cepa en realidad. Cualquiera puede nombrar su marihuana como quiera, y nadie puede presentar mucha objeción legítima. Hay un estudio del 2020 que sugiere que los nombres de las cepas no importan demasiado.

Cepas vs. quimiovares

Otro ejemplo de cómo la prohibición influenció la historia del cannabis es el acceso limitado al conocimiento sobre la planta. Por ejemplo, la idea errónea (y su popularidad) acerca del término “cepas” para describir diferentes variedades. Una cepa es un término utilizado en la microbiología y que no tiene ranking oficial en la botánica. La forma adecuada de distinguir entre variedades de cannabis es según su composición química, lo que explica porque el término “quimiovar” (variación química) está ganando popularidad.

Los quimiovares de cannabis se pueden dividir en tres tipos principales:

  • Tipo I: dominante en THC y bajo en CBD
  • Tipo II: ratio balanceado (aproximadamente 1:1) de THC:CBD
  • Tipo III: dominante en CBD y bajo en THC

Al igual que el término quimiovar, estas categorías recién están entrando en juego en el mundo moderno – así que es probable que las veas más seguido mientras se desarrolla el mercado legal.

¿Qué es mejor? ¿Indica, sativa o híbrida?

La idea errónea rodeando los términos indica y sativa es otro resultado de la falta de investigación y educación del cannabis durante la prohibición. La mayoría de las personas – incluso dentro de la industria del cannabis – tienden a creer que las sativas son más estimulantes y energizantes , mientras que las indicas son sedantes y calmantes. Los consumidores recreacionales y los pacientes también suelen preguntarse qué sería mejor para ellos – si indica, sativa o híbrida.
En realidad, estos son términos botánicos, utilizados para definir diferencias morfológicas tales como la forma y altura de la planta, en vez de los efectos. Qué cannabinoides y terpenos están presentes en un quimiovar (y en qué concentración) es el mejor anunciador de los posibles efectos – no sus orígenes indica o sativa.

Indica vs Sativa: ¿Cuál es la diferencia?

El rol de los cannabinoides y terpenos

Los cannabinoides y los terpenos son los compuestos que más abundan en el cannabis. También son los más discutidos, y es más que probable que te los encuentres en tu próxima visita al dispensario. Saber más acerca de estas moléculas te puede ayudar a encontrar el producto adecuado para tí.

Lo que necesitas saber acerca de los cannabinoides

El THC y el CBD son los dos cannabinoides más importantes en el cannabis. Se suele considerar al THC como peligroso, y al CBD como terapéutico, pero en realidad ambos juegan un rol líder en el potencial terapéutico de los quimiovares y en el colocón que producen.

El THC es el químico intoxicante principal en el cannabis, y también tiene aplicaciones terapéuticas para condiciones y síntomas tales como el dolor, las náuseas, el estrés, la espasticidad y los trastornos del sueño. Los quimiovares Tipo I se pueden dividir en tres categorías según su concentración de THC.

  • Bajo-medio (THC < 10%)
  • Medio-alto (THC = 10%-20%)
  • Alto (THC > 20%)

El CBD es conocido principalmente por su lista interminable de propiedades médicas, ayudando potencialmente en condiciones como la inflamación, la ansiedad, la epilepsia y el desorden del Espectro Autista (ASD). Se conoce menos acerca de la naturaleza exacta de la interacción del CBD con el THC. La mayoría de la investigación sugiere que el CBD podría mitigar algunos de los efectos secundarios causados por el THC, como la ansiedad o el deterioro de la atención. La leyenda urbana afirma que tomar CBD te puede hacer sentir volado, pero la mayoría de los estudios encontraron que combinar THC y CBD no es menos intoxicante que tomar la misma dosis de THC por sí sola. Otra información sugiere que esta interacción podría ser dosis dependiente, así que por ejemplo en un producto (ratio CBD:THC) de 8:1, el CBD puede reducir el pegue del THC, pero en un ratio 1:8, podría en realidad potenciarlo. Ten en cuenta de todas formas que el estudio tenía sus limitaciones (por ejemplo, los participantes eran ratas).

Los cannabinoides menores como el CBG, CBN, THCV y CBDV aparecen en concentraciones mucho menores en el cannabis, y hay muy poca literatura científica acerca de sus efectos y aplicaciones. Eso dicho, el interés en esas moléculas está creciendo rápidamente y la ciencia se está armando. El THCV ha sido estudiado en la diabetes de Tipo 2 y pareció mejorar modestamente la glucosa en sangre en ayunas y mejorar la función pancreática, pero la farmacología del THCV es compleja y las dosis bajas de THCV pueden actuar de manera diferente que las dosis más altas.

Porqué son importantes los terpenos

Los terpenos son otro tipo importante de molécula bioactiva hallados en el cannabis. Similares a los cannabinoides, algunos investigadores sugieren que pueden influenciar tu viaje, y ayudan a lograr los efectos terapéuticos deseados. A diferencia de los cannabinoides, se pueden encontrar en muchas otras plantas. Puede que no te des cuenta, pero seguro ya hayas consumido todos los terpenos principales que tiene el cannabis.

El aroma cítrico de los limones, uvas, y naranjas, por ejemplo, es gracias al limoneno, uno de los terpenos más comunes en el cannabis. Se cree que produce un colocón energizante que podría ayudar a tratar condiciones como la ansiedad, el dolor, la depresión, la artritis, y la esclerosis múltiple. El beta-cariofileno (BCF) es otro terpeno común en el cannabis que también se encuentra en hierbas y especias como la pimienta negra, la canela, y el romero.

La misteriosa sinergia en la marihuana

La teoría del efecto séquito sugiere que los cannabinoides y terpenos pueden trabajar sinérgicamente para potenciar algunos efectos. Por ejemplo, el THC y el mirceno son relajantes musculares, el limoneno y el BCF muestran potencial para tratar enfermedades inflamatorias como la colitis ulcerosa, y el linalol y pineno para la ansiedad. Esta información te puede ayudar a redondear las posibilidades de productos cannábicos cuando estés buscando el indicado. Ten en consideración que otros factores como tu metabolismo, tu genética única, tu edad y género, y también el método de consunción pueden jugar un rol en sí la marihuana te va a ayudar. También, la mayoría de data científica sobre estos compuestos se basa en investigación preliminar, lo que significa que la evidencia aún no es muy contundente y debería tomarse con cautela.

Una guía paso a paso para encontrar la cepa indicada para tí

Encontrar la cepa indicada para tí se puede lograr en solo cinco simples pasos:

  1. Calibra tu tolerancia
  2. Define tus efectos deseados
  3. Busca los quimiovares relevantes
  4. Considera el aroma y los sabores
  5. Prueba y falla

1. Calibra tu tolerancia

Aquí no hay trucos. Vas a tener que probar la marihuana al menos una vez. Sea fumando o vapeando, preferentemente un quimiovar de Tipo II o III, toma una calada y espera 10-15 minutos para ver cómo reaccionas a la cantidad específica de THC (ej. una calada de un producto con 10% de THC). Si esa calada no hace nada, prueba con 2 en tu próximo intento. Recuerda que si estás consumiendo oralmente en vez de estar inhalando, deberías esperar bastante más tiempo (al menos 3 horas) antes de tomar tu próxima dosis para asegurar que no te estés pasando.

  • Las variedades Tipo I son buenas si las otras no son efectivas para tu condición, o si estás buscando una experiencia intoxicante.
  • Las variedades Tipo II son buenas para aquellas personas que estén buscando los beneficios tanto del THC como del CBD, pero quieran mitigar algunos de los efectos secundarios del THC.
  • Los quimiovares Tipo III son ideales para las personas con poca tolerancia al THC o aquellos buscando evitar la intoxicación.

Ten en cuenta que la cantidad de THC que consumas es más importante que la concentración de THC del producto. Por ejemplo, un porro hecho con un gramo de flor con 12% de THC equivale a aproximadamente 120 mg de THC, mientras que dos porros hechos con un gramo de flor cada uno con 6% de THC tendrían la misma cantidad de THC en total (120 mg).

2. Define tus efectos deseados

Puedes estar buscando cepas de cannabis por varias razones. Algunos están buscando una buena noche de sueño, otros aliviar el dolor o tratar las convulsiones, mientras que algunos solo quieren disfrutar del porro de la tarde tirados en el sofá. Una cosa que te puede ayudar a identificar el mejor quimiovar para tí es definir los efectos que estás buscando para que luego puedas buscar entre los quimiovares relacionados.

3. Busca los quimiovares relevantes

Desde que la literatura científica acerca de los cannabinoides y terpenos es preliminar y limitada, el mejor uso de esta información es aprender acerca de los que más probablemente te produzcan el efecto deseado y así redondear las posibilidades. 

Por ejemplo, cuando busques un quimiovar energizante, algo alto en terpinoleno y limoneno es más probable que sea energizante comparado con los otros, según la literatura científica, pero eso no significa que definitivamente lo sea.

Ten en cuenta que si quedar colocado no es la prioridad, los Tipo II y III son más preferidos para lograr una mejor dosificación y evitar algunos de los potenciales efectos adversos del THC. Si el cannabis Tipo II o Tipo III no se encuentra disponible para tí, el Tipo I también puede ser útil, pero es importante ir despacio y ser consciente de la dosis.

4. Considera el aroma y los sabores

Los terpenos son los que determinan el aroma y sabores del cannabis, y los más comunes son el mirceno (herbal), cariofileno (especiado), pineno (amaderado), limoneno (cítrico), linalol (floral), humuleno (terroso), terpinoleno (floral), y ocimeno (floral). Si puedes, pide para oler el cannabis antes de comprarlo. Es una buena regla, si huele rico entonces seguramente te haga sentir rico.

5. Prueba y falla

Después de elegir el tipo de cannabis y los terpenos más atractivos, busca cepas con perfiles similares.

Por ejemplo, si eres un novato y estás buscando tratar los síntomas de la enfermedad de Crohn en un día de trabajo, una variedad Tipo III alta en limoneno (y preferiblemente baja en mirceno, BCF y linalol) sería una buena apuesta. Para la noche, podrías probar un producto Tipo III que sea alto en BCF o linalol y con poco o nada de limoneno.

Aunque si sabes que tienes una tolerancia alta y buscas aliviar el dolor, un Tipo II alto en limoneno sería tu mejor apuesta para las horas de actividad, y un Tipo II alto en mirceno, BCF, linalol, o humuleno para las horas de la noche.

Si vives en un país/ estado con un mercado regulado, una vez que hayas identificado el tipo de quimiovar que vaya mejor contigo, sería inteligente averiguar el perfil químico y el linaje también. Enfocarse en productos provenientes de productores con reputación que utilicen genéticas estabilizadas puede llevar a resultados más consistentes del cannabis que compres en el futuro.

Es todo prueba y error

La industria del cannabis es aún muy joven, pero se está desarrollando rápidamente. Los avances en la tecnología y en la regulación significan que productos con efectos designados van a estar disponibles en el futuro cercano. En el entretiempo, tu mejor apuesta es seguir a la ciencia, preguntar a la gente, y practicar (¡y hasta disfrutar!) la prueba y error.

Deja un comentario