Subscribe Us

Home Recetas Cómo hacer tu propia leche cannábica
Abr 25, 2021 5 min de lectura

Cómo hacer tu propia leche cannábica

author
por Ben Hartman

Producción: 2-4 tazas de leche cannábica
Tiempo de preparación: 1 hora (para desmorrugar y descarboxilar el cannabis)
Tiempo total: Alrededor de 1 hora y 45 minutos, incluyendo la descarboxilación

Muuuuueve esas mantequilla y aceite cannábicas de aquí – hay una nueva infusión por la vuelta. Tal vez no completamente nueva, pero la leche de cannabis es una infusión versátil y sabrosa que es bastante fácil de hacer. La leche cannábica se puede utilizar para una gran variedad de comestibles cremosos, desde helado de marihuana infusionado hasta unos cremosos y marihuanosos macarrones con queso hasta una crema cannábica para ponerle a tu café y que te va a convertir en el más popular de la oficina. ¿Y la mejor parte? La leche de cannabis tiene un golpe poderoso que te puede hundir en el sofá y dejarte inmovil hasta el día que las vacas vuelen. 

Soy un simple granjero, ¿por qué debería infusionar la leche con cannabis?

Buena pregunta. Fumar o vapear cannabis es lo más fácil y no requiere de cocinar, hervir o descarboxilar el cannabis. El colocón golpea casi de inmediato, y no se tarda en irse. 

La mejor explicación es que los comestibles de cannabis son muy divertidos. Te dan un viaje potente que podrás sentir en todo tu cuerpo, y te tendrán riendo y comiendo toda la noche. Y asumiendo que no eres intolerante a la lactosa, los comestibles hechos con leche de cannabis te darán una experiencia cannábica placentera, segura y, no menos importante, potente.

También, la leche de cannabis y las recetas que puedes hacer con ella – como el helado y las cremas de cannabis – son un buen entretenimiento, especialmente en los meses de verano.

milk boiling over in a pot on the stove
Asegúrate de vigilar la temperatura. A nadie le gusta la leche quemada. (Shutterstock)

Hacer comestibles, ¿qué podría salir mal?

Probablemente el error más común a la hora de hacer comestibles es ser impaciente. Típicamente es algo así: Alguien cocinó una tanda de comestibles y tú tomaste uno. Pasa una hora y no estás sintiendo nada, y asumes que no has tomado lo suficiente. Puedes ver a dónde va esto. Una vez que tomas otra dosis, la primera entra en acción. Y así como así, la experiencia placentera con cannabis ha tomado un giro inesperado, y no te queda otra que esperar. 

Asegúrate de ser paciente cuando estés probando un comestible nuevo y no sepas su potencia. En el peor de los casos, tomas una dosis más grande la próxima vez.

El otro error es olvidarse de hacer la descarboxilación, que es absolutamente esencial para hacer comestibles.

¿Qué es la descarboxilación?

Para dejarte volado, la marihuana debe haberse calentado y pasar por un proceso en el que el  cannabinoide THCA – la molécula que es realmente producida por la planta – se convierte en THC. Cuando fumas cannabis, esto ocurre apenas le aplicas calor con el encendedor.

¿Pero cuando se come? El proceso debe hacerse de antemano, sino no va a haber efectos psicoactivos.

Por suerte, el proceso es bastante fácil. Desmorruga algo de hierba y colócala en una bandeja de hornear y ponla al horno por 30-45 minutos a 220-245°F (105-120°C). Revisa ocasionalmente para asegurarte que el cannabis no esté chamuscado, y abre alguna ventana para deshacerte del olor a marihuana.

Cómo hacer leche cannábica

Hacer leche cannábica es bastante fácil, y probablemente ya tengas todo lo que necesitas en tu casa.

Ingredientes

order to make cannamilk
Vertiendo leche en una olla para hacer leche cannábica. (Shutterstock)

Instrucciones

  1. Descarboxila 7 gramos de cannabis (¼ de una onza)
  2. Pon la leche en una cacerola, añade el cannabis y hierve a fuego lento por alrededor de 30-45 minutos, revolviendo frecuentemente. Asegúrate de que la leche no hierva o se chamusque. La leche también debería ponerse más gruesa mientras hierve, y va a adquirir unas matices amarillentas-verdosas. 
  3. Saca la leche, cuela a través de la estopilla y al recipiente de tu elección.

¡Ya está, es así de fácil!

Y tampoco tenés que usar únicamente leche de vaca. Puedes infusionar fácilmente leche de almendras, de cabra, de oveja, leche de soja, de arroz, o de avena – cualquier leche en realidad. Las recetas son básicamente las mismas – descarboxila cannabis, hierve a fuego lento en una cacerola con leche, cuela y deja enfriar. Ten en cuenta que mientras más contenido graso tenga la leche, mejor será la absorción del THC.

¿Qué hay de la infusión de leche de almendras o de coco?

Hay abundantes recetas de leches de almendras o de coco cannábicas, lo que no es sorprendente considerando la popularidad de las dos.

Mientras que puedes hallar variaciones en las recetas, suelen aplicar los mismos conceptos de hacer leche cannábica. Descarboxila algo de cannabis (típicamente alrededor de 2 gramos por taza de líquido, aunque esto depende de qué tan potente quieres que sea) y hierve a fuego lento en una sartén con leche de almendras o de coco por cerca de una hora. Asegúrate de revolver frecuentemente para que la leche no se chamusque, y luego quita del calor y cuela con una estopilla después de que se haya enfriado.

Stirring milk in a pot on the stove
Deberías darte una hora y media para que haga efecto. Ten cuidado de no tomar demasiado antes de ver cómo te está afectando. “¡Empieza de a poco y sube de a poco!” (Shutterstock)

¿Qué puedes hacer con la leche cannábica?

La leche cannábica se puede utilizar en básicamente cualquier receta que requiera leche, ya sea como ingrediente principal o como aditivo. Se le puede agregar al café para hacer un latte loco, usar para batidos con leche que te van a hacer difícil irte de la playa, para un helado cannábico increíble, o agregada a tu cereal del desayuno que va con una leche “regular”. También puedes tomar un trago de leche cannábica directo de la jarra.

Las opciones son infinitas.

¿Cuánto tarda en hacer efecto la leche cannábica?

Mientras que las bebidas cannábicas nano emulsionadas pueden tener un tiempo de acción realmente rápido (15-20 minutos), la leche cannábica casera no va a entrar en acción tan rápido. Deberías darte al menos una hora y media para sentir los efectos, aunque los líquidos se metabolizan más rápido que los alimentos sólidos, y algunos usuarios dicen que solo les lleva media hora sentir los efectos.

En fin, cuando estés probando tu tanda de leche cannábica por primera vez: no lo apresures y sigue la regla de oro, “¡empieza de a poco y sube de a poco!”

¿Cuánta leche cannábica debería tomar?

Hay una abundancia de consideraciones en lo que respecta a cuánto consumir, y es una decisión altamente individual. Una dosis que podría ser demasiado para una persona puede apenas afectar a otra. Aparte, la dosis recomendada también depende de qué tan fuerte es la leche cannábica, cuánto cannabis se usó preparándose, y la potencia de la cepa de cannabis en cuestión.

Aún si estás probando una leche cannábica nueva y estás algo inseguro de la potencia del colocón, una menos o hasta la mitad del cannabis sugerido por la receta, y prueba poca cantidad la primera vez.

Ten en mente, aún si consumes demasiado, el viaje es temporal y se va a ir en unas horas.

Deja un comentario