Subscribe Us

Home Condición Demencia
Sep 22, 2019 6 min de lectura

¿Puede ayudar el cannabis en el tratamiento contra la demencia?

author
por Dr. Aviad Hadar
Revisado médicamente por Roni Sharon, MD

Visión general

El cannabis ha sido utilizado para tratar enfermedades desde hace miles de años. Cuando hablamos específicamente del cannabis para tratar la demencia, las investigaciones clínicas con las que nos encontramos son bastante limitadas. Sin embargo, existe evidencia que sugiere que dichos pacientes se beneficiarían de tratamientos de corto plazo con cannabinoides, y de que estos compuestos incluso podrían prevenir la progresión del Alzheimer. Más allá de esto, en los ensayos clínicos de tratamientos basados en cannabis realizados hasta el momento, se ha visto que dicho tratamiento es seguro para las personas que sufren de demencia.

Elegir el producto cannábico correcto para tratar la demencia puede ser algo bastante dificultoso, ya qué podemos encontrar cientos de variedades de cannabis. Basándonos en la literatura científica sobre los diferentes cannabinoides y terpenos, podemos decir que los productos con concentraciones de CBD intermedias (medio – alto; medio; medio – bajo) serían las mejores opciones para comenzar el tratamiento. Otros componentes que deben ser tenidos en cuenta son los terpenos, específicamente, el limoneno, pineno y beta-cariofileno, que mostraron gran potencial para el tratamiento de la demencia, e incluso podrían llegar a actuar de forma sinérgica con el THC y el CBD.

Investigaciones médicas acerca de la demencia y el cannabis

Los ensayos clínicos aleatorizados son rigurosamente regulados y nos proveen evidencia de alta calidad, pero para realizarlos consumen una enorme cantidad de tiempo y recursos. Por esta razón, los investigadores en conjunto con profesionales médicos también utilizan estudios de cohortes y casos reportados para asesorar la efectividad de distintas conductas terapéuticas. Existen una variedad de estudios que generaron puntos claros acerca de la efectividad de los cannabinoides para tratar la demencia:

  • En 1997 un grupo de los EEUU reportó que pacientes con Alzheimer experimentaron un aumento del apetito y una reducción de sus comportamientos disruptivos luego de recibir dronabinol, un fármaco basado en THC, por 6 semanas. Resultados similares fueron reportados en 2 pacientes con Alzheimer que recibieron dosis similares de un fármaco similar por 14 días.
  • Varios estudios de mayor tamaño fueron conducidos en Holanda en el 2015 y el 2017, en el cual pacientes con diferentes tipos de demencia recibieron compuestos sintéticos de THC 2 o 3 veces al día por un periodo entre 4 días y 12 semanas. Mientras que estos estudios sugirieron que la utilización de dichos fármacos es segura en términos de posibles efectos adversos, no hubo mejoras significativas en algunos de los síntomas de la demencia.
  • En mayo del 2019, un grupo canadiense intentó dirigir su estudio hacia algunos de estos defectos. Revelaron que dosis similares de THC sintético fueron efectivas para el tratamiento de la agitación en los pacientes con Alzheimer. Sin embargo, el cuarenta y cinco por ciento de los pacientes en este estudio experimentaron síntomas de sedación, pero no a tales niveles que hayan requerido detener el tratamiento.
  • En 2014, un estudio de cohortes de 40 pacientes con diferentes tipos de demencia descubrieron que dichos pacientes que tomaron dosis más altas de THC sintético (en comparación con las dosis utilizada en los ensayos clínicos), se vieron menos agitados y agresivos, además de mejor descansados.
  • En 2016, un equipo israelí reportó resultados similares sobre un grupo de 11 pacientes con Alzheimer, quienes recibieron aceite de cannabis medicinal (que contiene dosis similares de THC y variadas concentraciones de CBD) por 28 días.
  • En 2019, en un hospital en Ginebra, hallaron que dosis más altas de extractos cannábicos orales con THC y CBD fueron tolerados adecuadamente y mejoraron de manera significativa la conducta y rigidez muscular de 10 pacientes femeninos con demencia.
  • En el Reino Unido, se llevó a cabo un ensayo clínico de gran tamaño en pacientes con demencia, que inició a finales del 2019, y se espera que nos aporte evidencia científica de calidad acerca de la eficacia de los cannabinoides para el tratamiento de la demencia. Este estudio sería el primero en utilizar un pulverizador bucal cannábico con THC y CBD (Nabiximols).
  • Finalmente, existen varios casos anecdóticos reportados de pacientes tratados con distintas dosis de THC en los que se vio una reducción de los síntomas conductuales y psicológicos de la demencia.

De acuerdo con una revisión científica reciente que se encargó de analizar el uso de cannabinoides para el tratamiento de los síntomas de la demencia, los resultados preliminares fueron muy alentadores. Los estudios involucraron pacientes con distintos tipos de demencia, y esto puede que enmascare efectos significativos. Más allá de esto, el uso de dosis relativamente pequeñas de THC, en conjunto con otras medicaciones, hace difícil llegar a conclusiones claras y definitivas.

CBD y demencia

Desafortunadamente, a la fecha de hoy todavía no existen ensayos clínicos que evalúen el potencial terapéutico del CBD para tratar la demencia. Pero ensayos en animales de experimentación y en cultivos celulares demostraron que el CBD y combinaciones de THC/CBD pueden reducir la producción y acumulación de proteínas dañinas y placa, elementos que causan neurodegeneración en el Alzheimer.

En un número de estudios, se halló que el uso de CBD por un curso corto en ratones redujo el número de neuronas destruidas en el hipocampo (un área del cerebro implicada en la formación de la memoria) y promueve la formación de células nuevas.

Más allá de proteger las neuronas, se descubrió que el CBD previene el comienzo del daño en el reconocimiento social, en ratones adultos con condiciones tipo Alzheimer. La revista de farmacología conductual resumió con optimismo, “el CBD podría generar un alivio de la sintomatología y/o prevenir la progresión de la enfermedad en pacientes con Alzheimer”.

Un ensayo clínico de gran tamaño se está llevando a cabo en Israel y se espera que culmine a mediados del 2020. Este ensayo sería el primero en emplear un aceite medicinal de cannabis diseñado localmente (Avidekel), el cual tiene como principal ingrediente al CBD.

Cómo funciona el cannabis en la demencia

El sistema endocannabinoide (SEC) existe en todos los vertebrados y ayuda a regular funciones cruciales como el sueño, el dolor y el apetito. El cuerpo humano produce sus propios cannabinoides, los cuales modulan y activan una variedad de funciones, pero así como lo sugiere su nombre, el sistema endocannabinoide puede ser modulado y activado también por cannabinoides encontrados en la planta de cannabis. Debido a que el sistema en sí se descubrió hace apenas 30 años, a los científicos aún les queda mucho para aprender acerca de todas las formas en que el cannabis afecta a nuestro cuerpo. 

El SEC ha recientemente entrado en el radar para el tratamiento de la sintomatología de la demencia. Los cannabinoides de todo tipo – internos, sintéticos y derivados de la planta – pueden unirse a los receptores de nuestro sistema, y así impactar en procesos como el aprendizaje, la memoria, el sueño y otras funciones cognitivas, y dichos procesos suelen estar dañados en los pacientes con demencia. Entendiendo esto, los investigadores han examinado si la manipulación del sistema endocannabinoide puede aliviar la sintomatología de la demencia, e incluso enlentecer la progresión de la enfermedad.

Utilizando cannabis para la demencia

Decidir qué variedad de cannabis utilizar puede ser una tarea difícil. Hoy en día existen cientos de variedades de cannabis, cada una con su propio perfil químico único. Dado que la mayoría de las investigaciones clínicas utilizan fármacos basados en cannabis en vez de productos derivados de la planta, puede que necesites implementar un poco de ensayo y error antes de encontrar la cepa indicada. Varios pacientes experimentaron un poco de frustración en el proceso de encontrar el producto adecuado y la dosis del mismo, y mitigar los efectos adversos.

De hecho existe una falta de investigaciones clínicas cuando hablamos del cannabis y la demencia, pero puedes acortar la cantidad de opciones mirando investigaciones preclínicas sobre compuestos específicos, más que nada sobre los cannabinoides y los terpenos. No hay una respuesta definitiva en cuanto a cuál es la mejor variedad de cannabis para la demencia, pero lo mejor sería optar por productos con concentraciones de CBD medias a altas y concentraciones de THC medias a bajas.

En cuanto a los terpenos, como mencionamos anteriormente, faltan investigaciones clínicas, pero nos podemos basar en los datos preclínicos, donde el limoneno, pineno y beta-cariofileno todos mostraron potencial beneficioso para el tratamiento de la demencia.

  • Un estudio reciente demostró que “se esperaría que niveles altos de limoneno en la comida y medicación ayuden a tratar o prevenir el Alzheimer”. 
  • Un estudio del 2017 sugirió que “el APN (alfa-pineno) posiblemente tenga potencial neuroprotector para el manejo de la demencia con dificultad de aprendizaje y pérdida de memoria”. 

En 2014 una investigación sugirió que el “beta-cariofileno es una molécula atractiva para tener en cuenta en el desarrollo de nuevos fármacos con potencial terapéutico para el tratamiento del Alzheimer”.

Efectos adversos potenciales del uso de cannabis

potenciales

Descargo de responsabilidad

El contenido de The Cannigma está intencionado con propósitos informativos únicamente. No es substituto al consejo, diagnosis o tratamiento de un profesional médico. Consulte siempre con un profesional médico con antecedentes en cannabis previo a empezar el tratamiento.

Deja un comentario

Index de Condiciones A-Z