Subscribe Us

Home Condición Ansiedad
Sep 23, 2019 6 min de lectura

Marihuana medicinal para la ansiedad

author
por Emily Earlenbaugh, PhD.
Revisado médicamente por Roni Sharon, MD

¿Puede la marihuana medicinal ayudar con la ansiedad?

¿Puede el cannabis ser un remedio útil para la ansiedad? Mientras que la investigación sobre este tema continúa, está claro que el cannabis es muy popular – tanto recreacional como medicinalmente – por su habilidad para mejorar el ánimo y hacer de las simples actividades del día a día más disfrutables, o menos estresantes. Junto con el sueño, la ansiedad es de las razones más comunes por la cual la gente usa el cannabis terapéuticamente.

El cannabis también interactúa con el sistema endocannabinoide del cuerpo humano, el cual juega un rol importante en modular funciones desde el sueño al humor, la energía, y el dolor.

Está bueno remarcar que, como con tantas otras medicinas, no existe una dosis única que funcione para todos. Los ingredientes activos en el cannabis pueden producir dos efectos opuestos, dependiendo de la dosis que se tome. En el caso de la ansiedad, una dosis baja puede apaciguar la ansiedad mientras que las dosis más altas la pueden exacerbar. Como tal, usar cannabis para la ansiedad puede ser un asunto de prueba y error, y se debería consultar a un profesional médico.

Investigación médica acerca del cannabis y la ansiedad

La ansiedad es una de las condiciones más comunes para la cual se usa el cannabis como tratamiento – se encuentra en el top 5 en Norteamérica. Echemos un vistazo a lo que dice la investigación, para entender mejor sí y cómo el cannabis ayuda a las personas con trastornos de ansiedad.

La investigación sobre la ansiedad ha sido limitada y de alguna manera inconclusa, en gran parte debido a los efectos impredecibles que puede tener el cannabis sobre la ansiedad. Mientras que un factor es claramente la dosificación, el cannabis también es una planta extremadamente diversa y los productos cannábicos pueden contener una gran variedad de componentes químicos activos – produciendo efectos muy diferentes. 

  • En el 2018, los investigadores en Terapéuticos Whistler en Canadá publicaron un estudio que testeaba cuales cepas eran las más y menos efectivas a la hora de aliviar la ansiedad. Mientras que el estudio era limitado, este brindó evidencia de que el cannabis podía tener diferentes efectos sobre la ansiedad dependiendo del perfil químico del producto que se use.
  • Una revisión sistemática publicada en el 2015 también encontró evidencia de que el tratamiento con cannabinoides podría ayudar con la ansiedad, pero advertía de que era algo limitado debido a los efectos impredecibles sobre la condición.
  • Un estudio del 2018 encontró que el THC puro “parece causar más ansiedad que el cannabis de planta completa,” y que se necesita más investigación para determinar cuáles quimiotipos son ansiolíticos (alivian la ansiedad) y cuales son ansiogénicos (causan ansiedad). Esto apoya la evidencia de que el CBD puede contrarrestar los efectos ansiogénicos del THC.

En 2017, un estudio de la Academia Nacional de Ciencias reportó evidencia moderada de que usar cannabis podría resultar en trastornos de ansiedad social en adultos mayores, y evidencia limitada de que podría llevar al desarrollo de otro tipo de trastorno.

CBD y la ansiedad

El cannabidiol (CBD) es uno de los más de 140 cannabinoides identificados, y como no tiene  los efectos intoxicantes del THC, suele estar disponible en lugares donde la marihuana medicinal aún no ha sido legalizada. Hay investigaciones que indican que el CBD puede ser útil a la hora de tratar la ansiedad.

  • En 2019 un estudio siguió a 72 pacientes con ansiedad o mal sueño que se trataron con CBD, y los niveles de ansiedad descendieron en 57 pacientes en el transcurso del primer mes, y los indicadores de sueño mejoraron en el primer mes para 48 pacientes.
  • En un estudio del 2011, los investigadores tuvieron participantes con trastorno de ansiedad generalizada y los hicieron participar en una prueba de estrés a la hora de hablar en público. A algunos se les dió un placebo de antemano, mientras que a otros se les dió una dosis de CBD. A aquellos que se les dió CBD de antemano mostraron una gran mejora en las medidas subjetivas y fisiológicas que aquellos a los que se les dió el placebo.

Cómo actúa el cannabis contra la ansiedad

El sistema endocannabinoide (SEC) existe en todos los vertebrados y ayuda a regular funciones cruciales cómo las del sueño, el dolor, el humor y el apetito. El cuerpo humano produce sus propios cannabinoides, los cuales modulan y activan varias funciones, pero como sugiere su nombre, el sistema endocannabinoide también puede ser activado y modulado por los cannabinoides hallados en la planta de cannabis. Como el sistema entero fue descubierto hace solo 30 años, los científicos tienen aún mucho para aprender acerca de las diversas formas en que el cannabis afecta al cuerpo humano.

Cuando se trata de ansiedad, el hecho de que el cannabis interactúa con el SEC indica porqué es tan prometedor para tratar la ansiedad. Esto es porque el SEC regula los niveles de estrés y ansiedad, y cuando la función endocannabinoide es dañada o se desregula, esto puede llevar al desarrollo de trastornos de ansiedad. Al añadir cannabinoides para estimular el sistema endocannabinoide, los pacientes se encuentran capaces de aliviar su ansiedad.

Investigación llevada a cabo en el 2015 encontró que el SEC es clave para el cambio del cuerpo de una respuesta al miedo activa a una pasiva, y juega un rol “en defendernos contra el miedo, la ansiedad y el estrés.” Aparte, un estudio del 2005 que se condujo en ratones encontró que el SEC tiene “un rol esencial en la regulación de los estados emocionales y puede constituir un objetivo farmacológico novedoso para la terapia anti ansiedad.”

Estudios adicionales mostraron resultados prometedores:

  • Un estudio del 2015 encontró que el SEC determina qué tan atemorizantes vamos a encontrar los estímulos que inducen el miedo, y qué vamos a ver como una respuesta apropiada. Los investigadores encontraron que un sistema endocannabinoide dañado o desregulado puede llevar al desarrollo de trastornos de ansiedad.
  • Un estudio del 2011 encontró que hay respaldo para la hipótesis de que la señalización endocannabinoide “regula la ansiedad en humanos” y sugiere que la activación de receptores cannabinoides mediante endocannabinoides “podría producir efectos ansiolíticos (que reducen la ansiedad).” Eso dicho, los investigadores también notaron que mientras que su uso para la relajación y reducción de tensión es muy común, “paradójicamente, las razones más comúnmente citadas para la descontinuación del cannabis son cada vez más las reacciones de ansiedad y pánico.”

Los investigadores también encontraron que la ingesta de cannabis puede causar reacciones de estrés contundentes para aquellos sobrellevando estímulos de estrés. El estudio, publicado en el 2017, afirmó que los usuarios de cannabis “demostraron reactividad ante el estrés contundente; específicamente, no mostraron aumento en el cortisol y un aumento significativamente menor en niveles de estrés subjetivo.” El cortisol es la hormona del estrés principal en el cuerpo humano.

Usar cannabis para la ansiedad

Cuando los pacientes usan cannabis para la ansiedad, estos tienen que prestar atención a la dosis del mismo, ya que puede jugar el rol central. Para muchos pacientes, la diferencia entre que el cannabis cause alivio de su ansiedad – o la empeore – puede reducirse solamente a la cantidad ingerida y/o la potencia del cannabis en cuestión. 

Hay un interés creciente en las “microdosis” de marihuana, lo que consta de tomar una cantidad tan baja que los efectos psicotrópicos son imperceptibles. Esto puede potencialmente brindar los beneficios de la marihuana sin los efectos intoxicantes, y debería ser menos probable que cause ansiedad o paranoia. 

Los efectos de la microdosis se pueden explicar con lo que es conocido como el efecto bifásico. Cuando decimos que una sustancia (como el THC) tiene un efecto bifásico, esto significa que puede causar dos efectos opuestos – dependiendo de la dosis de la sustancia ingerida. Los estudios muestran que con el THC esto se hace más evidente en la manera en que las dosis bajas pueden calmar la ansiedad mientras que las dosis más altas pueden llevarla a pico, hasta pudiendo causar paranoia o ataques de pánico en algunos casos.

Las respuestas bifásicas también pueden encontrarse en el CBD con efectos como el dolor, las náuseas y el alivio de los vómitos, y las respuestas inmunes. 

Efectos secundarios

Mientras que innumerables pacientes alaban al cannabis por su habilidad para aliviar el estrés y la ansiedad, o simplemente relajarse después de un día de trabajo, está lejos de ser una medicación que sirve para todo. La misma dosis de cannabis que alivia la ansiedad para una persona puede desencadenar ansiedad y paranoia para otra. Para alguien que está realmente lidiando con ansiedad, esto puede tener el potencial para empeorar el asunto.

Aparte, el cannabis puede tener fuertes efectos intoxicantes que pueden causar discapacidad cognitiva temporal e interferir con tu habilidad para hacer tu propio trabajo o operar maquinaria pesada.

Fumar cannabis también puede presentar los mismos problemas de salud respiratoria y cardiovascular que cualquier otra forma de fumada. También se puede convertir en un hábito, y los pacientes deben usarlo responsablemente.

Descargo de responsabilidad

El contenido de The Cannigma está intencionado con propósitos informativos únicamente. No es substituto al consejo, diagnosis o tratamiento de un profesional médico. Consulte siempre con un profesional médico con antecedentes en cannabis previo a empezar el tratamiento.

Deja un comentario

Index de Condiciones A-Z