Subscribe Us

Home Condición Insomnio
Sep 23, 2019 5 min de lectura

¿Puede el cannabis ayudar al insomnio?

author
por Emily Earlenbaugh, PhD.
Revisado médicamente por Roni Sharon, MD

Cómo funciona el cannabis

Existe un gran interés por tratar el insomnio con cannabis, y las primeras investigaciones muestran que el cannabis tiene un impacto significativo en el sueño. Esto parece ser en gran parte debido a la forma en que el cannabis afecta al sistema endocannabinoide del cuerpo humano.

El sistema endocannabinoide es uno de los sistemas clave del cuerpo humano, y desempeña el importante papel de mantener la homeostasis (o equilibrio interno) de nuestro cuerpo. Puede estimular algunas de las funciones más importantes de nuestro cuerpo, como:

  • respuesta al estrés
  • inflamación
  • energía
  • estado de ánimo
  • construcción de la memoria
  • control muscular
  • hambre
  • dolor
  • y el sueño

Formado por tres componentes principales, el sistema endocannabinoide está compuesto por endocannabinoides, enzimas y receptores endocannabinoides. Los endocannabinoides son sustancias químicas producidas por el cuerpo humano, pero curiosamente tienen muchas similitudes estructurales con los cannabinoides del cannabis. 

Cuando funcionan correctamente, estos endocannabinoides se unen a los receptores endocannabinoides (denominados receptores CB1 y CB2), que se encuentran por todo el cuerpo en la superficie de las células. Después, las enzimas descomponen los endocannabinoides y los eliminan de nuestro sistema.

Curiosamente, el sistema endocannabinoide también puede ser estimulado por los fitocannabinoides (algunos de los ingredientes activos del cannabis, normalmente llamados simplemente cannabinoides). Estas moléculas también pueden activar los receptores CB1 y CB2 para estimular estas funciones corporales cruciales y restaurar el equilibrio. Así es como el cannabis puede ofrecer tantos beneficios diversos y medicinales para la salud.

En lo que respecta al sueño, la activación de estos receptores podría ser especialmente útil, ya que la señalización del sistema endocannabinoide parece regular algunos aspectos de nuestro sueño. Por ejemplo, los investigadores han observado que la activación de los receptores CB1 tiende a inducir el sueño.

Los estudios realizados en ratones también descubrieron que la activación del CB1 se asociaba a cambios en la estabilidad y la duración de las etapas de sueño sin movimientos oculares rápidos (NREM), que son cruciales para conseguir un buen descanso nocturno.

Además, los investigadores también comprobaron si la señalización del CB1 era necesaria para la homeostasis del sueño, es decir, el modo en que los seres humanos compensan el sueño perdido durmiendo más profundamente y durante más tiempo cuando se retrasan en el descanso. Para ello, se privó de sueño a ratones a los que se les bloqueó la señalización CB1. 

Sin embargo, el bloqueo de CB1 no pareció reducir la cantidad de sueño NREM de rebote tras la privación. Cuando se les permitió dormir, estos ratones siguieron durmiendo más tiempo para compensar el sueño perdido. Los autores afirman que este trabajo apoya la idea de que la señalización endocannabinoide a través de CB1 es necesaria para las etapas de sueño NREM largas y estables, pero puede no ser necesaria para la homeostasis del sueño en general.

Por tanto, está claro que la señalización endocannabinoide -en particular a través de CB1- desempeña un papel importante en la regulación del sueño. Sin embargo, esta investigación no aclara exactamente cómo podría afectar el cannabis al sueño de los seres humanos cuando se utiliza para tratar el insomnio. Para ello, habrá que estudiar la investigación clínica.

Insomnio y cannabis

Cuando se trata de cannabis e insomnio, hay una larga historia de personas que utilizan el cannabis para dormir mejor. Desde la antigüedad, la gente ha notado los efectos sedantes que conllevan algunos tipos de cannabis y los ha utilizado como ayuda para dormir.

Encuestas recientes de consumidores de cannabis también informan de tendencias similares. Una encuesta de 2018 realizada a 1.000 consumidores de cannabis recreativo descubrió que el 74% utilizaba la marihuana para ayudarles a dormir, y el 84% afirmaba que les ayudaba. Es importante destacar que más del 83% también dijo que había reducido o dejado de tomar otros auxiliares para dormir después de cambiar al cannabis.

Sin embargo, la investigación sobre el cannabis y el sueño aún está en sus primeras etapas y los expertos no se ponen de acuerdo sobre si es una solución útil o si puede tener efectos negativos a largo plazo. La escasez de investigaciones sobre este importante tema se debe en gran parte a la situación normativa y legal del cannabis hasta hace poco.

Algunas investigaciones apuntan a la capacidad del cannabis para disminuir el tiempo que se tarda en conciliar el sueño. Por ejemplo, un estudio sobre insomnes físicamente sanos probó los efectos del THC en los patrones de sueño durante un período de seis semanas. Descubrieron que el THC disminuye significativamente el tiempo que los insomnes sanos tardaban en dormirse y disminuye la cantidad de tiempo que los sujetos se despertaban en la primera mitad de la noche.

En este estudio, los sujetos experimentaron un efecto adverso: una resaca o un subidón continuado al día siguiente. Dado que esto aumentaba con el incremento de la dosis, los investigadores recomendaron dosis inferiores a 30 mgs de THC.

Otras investigaciones sugieren que las dosis más bajas podrían ser mejores también por otras razones. Un estudio descubrió que el cannabis tiene un efecto dependiente de la dosis en el tiempo que se tarda en dormirse – disminuyendo el tiempo para dormir con dosis bajas, pero aumentando con dosis altas.

Además de la dosis, la cepa y la composición química también pueden tener un efecto sobre el impacto del cannabis en el sueño. En un estudio, los investigadores examinaron las preferencias de las variedades de cannabis entre los consumidores de cannabis con trastornos del sueño, y descubrieron que había algunas tendencias notables. 

Los que consumían cannabis para aliviar las pesadillas, por ejemplo, preferían las sativas a las índicas, mientras que los que padecían insomnio y también tardaban más en dormirse tendían a preferir las cepas con más CBD. Probablemente deberíamos tomar cualquier investigación sobre las distinciones sativa/indica con un grano de sal, ya que a menudo se señala que la distinción sativa/indica no significa realmente mucho en términos de diferencias genéticas o de quimiotipo – esto apunta al hecho de que algunos perfiles químicos pueden funcionar mejor para un aspecto de la regulación del sueño, mientras que otro perfil podría funcionar mejor para otros.

Ambos factores, junto con las diferencias genéticas entre los consumidores de marihuana medicinal, podrían ayudar a explicar por qué algunos estudios informan de beneficios para el sueño, mientras que otros dicen que podría causar problemas.

Por ejemplo, algunos investigadores sostienen que aunque el THC puede ayudar a algunos a conciliar el sueño más rápidamente, podría tener un impacto negativo en el sueño en general. Un estudio que apoya esta idea descubrió que los consumidores de cannabis tendían a tener más alteraciones del sueño que los que no lo consumían.

Los estudios también han indicado que el CBD podría ser útil para el sueño. Una revisión de la literatura de 2017 encontró que el CBD podría ser útil para el tratamiento tanto del trastorno del comportamiento del sueño REM (donde las personas actúan sus sueños físicamente durante el sueño REM), como de la somnolencia diurna excesiva.

Aunque hay que investigar más para entender las diferentes formas en que el cannabis puede afectar al sueño, la mayoría de las revisiones de la literatura dicen que hay pruebas de que el cannabis puede ayudar – en particular para aquellos con problemas de sueño relacionados con otras condiciones. 

Por ejemplo, la meta-revisión de la Academia Nacional de Ciencias sobre el cannabis de 2017 informó que encontró evidencia moderada de que los cannabinoides pueden mejorar los resultados del sueño a corto plazo en pacientes con trastornos del sueño asociados con la apnea obstructiva del sueño, la fibromialgia, el dolor crónico o la esclerosis múltiple. 

Así que la integración del cannabis en su régimen podría ayudar de múltiples maneras, incluyendo ayudar a mejorar su sueño, lo que indirectamente puede mejorar sus resultados para la condición subyacente, mientras que también alivia los síntomas de dolor crónico y otros síntomas que puedan tener.

Una revisión de 2017 de la Universidad de Pensilvania coincide en que el cannabis puede mejorar el sueño de las personas con apnea obstructiva del sueño y dolor crónico, y también señala que el cannabis puede reducir las pesadillas asociadas al TEPT.

Sin embargo, ambas revisiones advierten que se necesita más investigación. Aunque hay buenas pruebas que apuntan a las capacidades útiles del cannabis para el sueño, necesitamos más ensayos clínicos en pacientes con insomnio para desarrollar tratamientos fiables con cannabis.

Descargo de responsabilidad

El contenido de The Cannigma está intencionado con propósitos informativos únicamente. No es substituto al consejo, diagnosis o tratamiento de un profesional médico. Consulte siempre con un profesional médico con antecedentes en cannabis previo a empezar el tratamiento.

Deja un comentario

Index de Condiciones A-Z