Subscribe Us

Home Recetas Cómo hacer aceites de cannabis para cocinar comestibles
Sep 16, 2020 5 min de lectura

Cómo hacer aceites de cannabis para cocinar comestibles

author
por Ben Hartman

La popularidad de los comestibles de cannabis ha explotado en estos últimos años, debido a la poderosa sensación de cuerpo completo que producen, y al hecho de que se pueden comer fácil y discretamente, sin necesidad de fumar nada.

Ten en cuenta que si estás haciendo comestibles de cannabis caseros, tener tu propio aceite de cannabis infusionado puede ser un truco perfecto para deslumbrar a tus invitados y poder presentar cualquier receta cannábica en un pestañear de ojos.

La mejor razón para hacer una tanda de aceites de THC es para luego tener la posibilidad de agregarle ese ingrediente especial a cualquier plato. Con aceites de coco o de oliva infusionados, siempre vas a poder tomar el frasco y echarle un poco a cualquier ensalada o usarla para freír un churrasco y unos huevos, haciendo de cada comida una ocasión especial.

El cielo es el límite – la aceite de cocina cannábica se puede mezclar fácilmente con una tanda de helado de marihuana para cuando necesites relajarte de verdad, o puedes usarlo para preparar un alioli de chipotle picante y ponerle a unas hamburguesas que acabas de asar en el patio trasero.

Vé directo a la receta

Porque los comestibles de marihuana necesitan una grasa

El THC y el CBD son solubles en ácidos grasos, lo que significa que cuando se hacen los comestibles se tiene que usar una grasa para que el cuerpo lo pueda descomponer. El aceite utilizado durante el proceso de infusión absorbe al THC y a otros cannabinoides, terpenos, y flavonoides, creando una grasa potente que luego puede usarse para la cocina. 

Debido a que estos cannabinoides son solubles en ácidos grasos, se unen a los tejidos grasos del cuerpo, lo que por desgracia es la razón por la cual los consumidores luego pueden perder un examen de drogas hasta un mes más tarde.

No te olvides de descarboxilar

¡No hay que apresurarse! No puedes simplemente tirar tu marihuana a una tina de aceite caliente, revolver un poco y ya está. El cannabis primero tiene que pasar por un proceso llamado descarboxilación para que obtenga sus efectos deseados.

La descarboxilación es una reacción que activa los compuestos en el cannabis – más notablemente el THC – el cual surge a partir de la transformación del no-psicotrópico THCA.

Para activar el THC en el cannabis, tienes que descarboxilar primero. (El Roi/ 123rf)

La forma principal de descarboxilar el cannabis es a través del calor, y esto ocurre instantáneamente cuando se fuma. Típicamente, el cannabis se empieza a descarboxilar a unos 220-245°F (105-120°C), y necesita al menos 30 minutos a esta temperatura para completar la transformación química. Sin embargo, si calientas a una temperatura algo menor pero por más tiempo, puede que preserves mejor los terpenos en el cannabis.

Se puede descarboxilar poniendo flor de cannabis rota en pedazos sobre una sartén y al horno, horneando a baja temperatura, y luego mezclando con el aceite y dejando que se cocine a fuego bajo para infusionar el aceite. También puedes descarboxilar el cannabis durante el proceso de infusión, al combinarlo con el aceite mientras se calienta, aunque esto puede tardar mucho más que infusionar con cannabis ya descarboxilado.

Receta: Cómo hacer aceites de cannabis con aceite de coco, aceite de oliva y aceite MCT

Primero, prepara tus ingredientes.

Hay tres métodos principales para aceite o grasa con cannabis: sartén, baño maría, o olla de barro. El método de sartén debe ser el más directo, e involucra calentar el aceite y el cannabis descarboxilado en un sartén, a una temperatura justa entre 130-150°F (55-65°C) por alrededor de una hora. Si estás usando una sartén, te recomendamos revolver frecuentemente y mantener a fuego lento para evitar que se chamusque.

Haciendo aceite de cannabis. (The Cannigma / Anthony Travagliante)

Si estás usando un baño maría, pon agua en la sartén del fondo y luego agrega el aceite a la parte superior, revuelve el cannabis y calienta a baja temperatura – 130-150°F (55-65°C) – por alrededor de una hora. En una olla de barro, combina el aceite y el cannabis y cocina a la misma temperatura por alrededor de una hora.

Es posible infusionar cannabis en aceite sin descarboxilar antes, pero va a llevar más tiempo, posiblemente varias horas.

Sin importar cual sea tu método, cuando termines de cocinar el cannabis con el aceite, deja que se enfríe y luego cuela el aceite para remover el cannabis, y embotella en algún lugar lejos del alcance de los niños.

¿Cuánto cannabis debo usar para el aceite de cannabis?

La cantidad de cannabis que uses para tu aceite dependerá de una variedad de factores incluyendo tu tolerancia y la potencia del cannabis en cuestión. Una vez que esté listo, prueba una pequeña cantidad para ver lo que te parece. No seas impaciente, ya que los comestibles pueden tardar hasta dos horas en hacer efecto. ¡Es fácil pasarse de la dosis!

La cantidad de cannabis que uses para tu aceite dependerá de una variedad de factores. (Kaleb Kroetsch/ 123rf)
  • Si estás usando ½ de onza de cannabis que es de un 14% de THC, cada cucharadita de aceite va a contener alrededor de 40 mg de THC.
  • Si estás usando ¼ de onza de cannabis que es de un 14% de THC, cada cucharadita de aceite va a contener alrededor de 20 mg de THC.

También puedes utilizar una calculadora online para las dosis de los comestibles que te ayude a estimar la potencia de tu aceite.

Errores que se cometen frecuentemente con las infusiones de cannabis

Hay muchos errores típicos que la gente comete cuando infusiona cannabis, pero son bastante fáciles de evitar.

Primero, mucha gente se olvida o no le presta atención a descarboxilar el cannabis, creando una infusión mucho menos potente y efectiva. Este paso no solo es necesario, sino que es fácil y le quita tiempo necesario a la infusión.

Mucha gente le agrega demasiado cannabis a la mezcla y termina con una infusión que es demasiado potente para usar libremente. Empieza con esa primera tanda bien pequeña, y si necesitas una mezcla más potente, ajusta tu nivel de cannabis al que sea necesario.

Otro error común es usar tu mejor cannabis para hacer comestibles. Mientras que un porcentaje de THC más alto hace que tus comestibles sean más potentes, lo bueno del largo proceso de hacer comestibles es que extrae tanto del cannabis que crea una sinfonía completa de terpenos, flavonoides y cannabinoides aún cuando se utiliza una cepa de cannabis más débil. En realidad, puedes hacer comestibles incluso usando prensado, hojas, o cannabis ya vaporizado, aunque no querrás que constituya la mayor parte del cannabis que utilizas para la receta.

Finalmente, vas a querer prestar atención cuando estás infusionando. Mientras que las recetas son bastante simples, es fácil olvidar algo en el horno, o tener la temperatura muy alta, y encontrarte con una tanda de aceite quemado, o peor, un fuego en la cocina.

Deja un comentario