Home Planta
Cómo clonar una planta de cannabis

Cómo clonar una planta de cannabis

índice

Clone de cannabis

El cultivo de cannabis con semillas feminizadas puede producir excelentes resultados, pero estas semillas son, por su naturaleza, poco fiables. Por buena que sea la reputación de un banco de semillas, no hay forma de saber con seguridad qué fenotipo desarrollarán las distintas semillas. Por suerte, existe una forma de que los cultivadores de cannabis eliminen todas las conjeturas en cuanto al cultivo: los esquejes de marihuana, o clones.

No, esto no es algo sacado de una novela de ciencia ficción. De hecho, la clonación es una parte indispensable del cultivo comercial de cannabis. Aunque dominar la clonación de cannabis requiere un poco de práctica, ningún cultivador se arrepentirá de haber añadido esta técnica a sus habilidades.

Un clon de cannabis en un cubo de lana mineral de roca (Tyson Anderson/ 123rf)

¿Qué son los esquejes de marihuana?

Un clon o esqueje de marihuana es exactamente lo que parece: una copia genética de una planta de cannabis existente. Para crear un clon, el cultivador cortará una rama de una planta hembra que haya demostrado ser una buena planta madre, y la colocará en un medio de cultivo para fomentar el desarrollo de las raíces.

Una vez que las raíces del clon son lo suficientemente fuertes, se puede trasplantar a la tierra y seguirá creciendo y desarrollándose igual que la planta de marihuana original. Pronto notarás que este esqueje expresa los mismos rasgos que su planta madre.

¿Por qué querría alguien clonar cannabis?

Puede que te preguntes por qué la gente se tomaría la molestia de cortar y clonar una planta de cannabis. Después de todo, ¿no es más “natural” empezar con semillas de alta calidad?

Aunque el cultivo de semillas puede estar en consonancia con la madre naturaleza, la clonación de una planta madre tiene muchas ventajas. Lo más importante es que los clones son más fiables que las semillas. Dado que estos esquejes son copias genéticas de la planta madre original, los cultivadores saben qué esperar en términos de potencia, apariencia, sexo y patrón de crecimiento. El uso de clones de plantas madre sanas elimina muchas de las conjeturas del cultivo.

Nota: incluso los esquejes de una planta de marihuana hembra pueden convertirse en hermafroditas si se les somete a demasiado estrés, lo cual es poco frecuente, pero merece la pena señalar.

Además de la fiabilidad, los clones son más baratos que las semillas. En lugar de invertir en un lote de semillas que pueden o no germinar, puedes cortar esquejes gratis. Además, los clones no tienen que pasar por la fase de germinación o de plántula, lo que reduce considerablemente el tiempo de cultivo.

¿Qué deberían buscar los cultivadores en una planta madre?

Asegurate de estar eligiendo una planta fuerte y saludable como la respectiva planta madre. (The Cannigma/ Anthony Travagliante)

La planta madre es la planta de marihuana de la que tomarás tus esquejes. Como tus clones compartirán el genoma de tu planta madre, debes elegir el cannabis de mayor calidad de tu cultivo. Si seleccionas una variedad enferma, será imposible eliminar esos rasgos indeseables de tus clones.

Repasemos algunas reglas básicas que deben seguirse para asegurarte de que tus clones se conviertan en plantas fuertes y potentes.

  1. Asegúrate de que tu planta madre sea realmente una verdadera madre

Demasiados principiantes han cometido el error de clonar una planta demasiado pronto, sólo para descubrir que en realidad clonaron una planta macho. La forma más fácil de comprobar el sexo de tus plantas es escudriñar los nodos entre el tallo y las ramas de tu planta. Las plantas femeninas siempre tendrán unas estructuras largas en forma de pelo conocidas como stigmas. Como es lógico, las plantas masculinas tendrán sacos de polen. Las hermafroditas tendrán tanto stigmas como sacos de polen.

  1. Nunca utilices una planta madre cultivada a partir de semillas feminizadas

Mientras que las semillas feminizadas son fantásticas para los cultivadores que no quieren lidiar con la polinización de las plantas macho, son terribles para los futuros clones. Las plantas cultivadas a partir de semillas feminizadas tienen una mayor probabilidad de convertirse en hermafroditas cuando están estresadas. La poda constante y el largo ciclo vegetativo someten a la planta madre a un gran estrés y debes asegurarte de tener una planta lo más resistente posible.

  1. Asegúrate de elegir una planta fuerte y sana como futura planta madre

Las plantas madre de alta calidad deben tener un aspecto sano y robusto en comparación con otras plantas. Una planta madre tampoco debería mostrar signos de deficiencias de nutrientes, moho o infestaciones de plagas. Ten en cuenta que estarás haciendo docenas, si no miles, de copias genéticas de esta única planta, y cualquier rasgo negativo o positivo se replicará en esos clones.

  1. Conoce lo que estás cultivando

Antes de decidir qué planta clonar, asegúrate de conocer la calidad del cogollo que puede proporcionar tu madre. Si no estás 100% seguro de que tu planta madre es una campeona, asegúrate de que haya pasado por un ciclo de floración y hayas podido comprobar la calidad y la potencia del cogollo que produce. Si quieres ahorrarte el tiempo de hacerlo, puedes hacerte una idea aproximada del cogollo que podría producir tu planta oliendo tu cepa. Normalmente, las plantas con un aroma intenso producirán cogollos más resinosos.

  1. Ten en cuenta la altura de la planta antes de elegir una planta madre

Si cultivas en espacios reducidos, debes asegurarte de que tus clones se adapten de forma fiable a tu espacio de cultivo.

¿Cuándo hay que hacer esquejes de marihuana?

Normalmente, los primeros esquejes se toman de la planta madre después de que ésta haya estado en fase vegetativa durante unos dos o tres meses. Técnicamente también podrías cortar un clon durante la fase de floración, pero la mayoría de los cultivadores de marihuana recomiendan trabajar con plantas vegetativas. Las plantas madre se suelen podar con regularidad y se mantienen en la fase vegetativa, exponiéndolas a un mínimo de 18 horas de luz al día.

Siempre que tomes un clon de tu planta madre, el esqueje estará en la misma fase de crecimiento. Por lo tanto, si tomas un clon de una planta en floración, tendrás que devolverlo a la fase vegetativa ajustando el ciclo de luz, lo que expone a la planta a un estrés innecesario. Un clon de una planta en floración también tardará más en desarrollar raíces fuertes en comparación con un clon de una planta vegetativa. Recortar esquejes de una cepa en floración también podría interferir con la producción de cogollos de la planta madre.

Especialmente si es la primera vez que clonas una planta de marihuana, tendrás una tasa de éxito mucho mayor si tomas esquejes de una planta vegetativa.

¿Qué equipo se necesita para cortar esquejes?

Ahora que sabes lo básico para elegir una planta madre, es el momento de reunir tu equipo de clonación. Estos son los principales artículos que deberías tener en tu caja de herramientas antes de empezar a clonar:

  • Una navaja afilada, bisturí o tijeras
  • Bandejas de germinación (preferentemente lana de roca)
  • Luces fluorescentes T5 o CFL
  • Hormonas de cultivo
  • Toallitas desinfectantes (por ejemplo, hisopos con alcohol isopropílico)
  • Guantes
  • Vaso de vidrio estéril
  • Escáner de pH
  • Higrómetro
  • Agua filtrada o de manantial de pH 5,5 – 6,5
  • Pulverizador
  • Cúpula de humedad
  • Estera térmica (opcional)

Nota: Es importante volver a insistir sobre la importancia de la limpieza durante todo el proceso de clonación. Si no te tomas el tiempo necesario para esterilizar tus herramientas, tu espacio de trabajo y tus manos, hay muchas posibilidades de que tus clones contraigan una desagradable enfermedad.

Uno de los medios más populares para colocar clones son los cubos de lana mineral de roca (Tyson Anderson/ 123rf)

¿Cuál es el mejor medio para el cultivo de clones?

Los tres medios más populares en los que puedes colocar tus clones son la lana de roca, agua o tierra. Aunque las raíces deberían formarse en cualquiera de estos recipientes, la mayoría de los cultivadores recomiendan utilizar la lana.

Como la lana de roca es un medio inerte, no tienes que preocuparte de que los nutrientes adicionales sobrecarguen tus delicados clones. Las bandejas de lana de roca también proporcionan una fenomenal aireación y retención de agua. Además, puedes seguir fácilmente el desarrollo de las raíces de tus esquejes echando un vistazo a los lados de las bandejas.

El único inconveniente real de las bandejas de lana de roca es que requieren un trabajo de preparación adicional. Recuerda que debes poner las bandejas en agua con un pH de 5,5 durante al menos dos horas antes de utilizarlas.

Entonces, ¿qué tiene de malo utilizar agua o tierra? Bueno, no hay nada “malo” en utilizar estos materiales, pero no son tan fáciles de usar como una bandeja de lana de roca.

Aunque es muy fácil poner los clones en el agua, existe el riesgo de contaminación por algas. Si no utilizas agua filtrada o de manantial de alta calidad, también existe la posibilidad de que el agua tenga compuestos nocivos como el cloro. Por último, muchos cultivadores se quejan de que las raíces tardan más en desarrollarse en el agua que en la lana de roca.

En el caso de la tierra, es más difícil evaluar el desarrollo de las raíces de tu clon después de que los recortes hayan sido plantados. También debes asegurarte de que utilizas una tierra no fertilizada y con poca densidad de nutrientes. Si utilizas un suelo fertilizado, hay muchas posibilidades de que tus clones no salgan adelante.

¿Cómo se elige el mejor esqueje?

Una vez que hayas decidido qué planta madre quieres utilizar, es el momento de elegir la rama ideal para tu esqueje. Para obtener los mejores resultados, céntrate en las ramas cercanas a la parte inferior de la planta que muestren signos nuevos de crecimiento.

No hay una “longitud ideal” para un esqueje de cannabis, pero la mayoría de los cultivadores dicen que el esqueje debe medir al menos 5 cm. También es una buena idea cortar una rama con al menos tres nodos.

¿Cuál es la mejor manera de tomar un clon?

Antes de empezar a cortar tu clon, comprueba que todas tus herramientas estén bien esterilizadas. También sería útil que tuvieras todo lo necesario para la operación de clonación cerca, para que no andes a tientas con los recortes.

Hay muchas técnicas diferentes para sacar un clon, pero la mayoría implican cortar la rama elegida unos milímetros por debajo del nudo más bajo en un ángulo de 45º. La razón por la que los cultivadores son tan aficionados a cortar en este ángulo es para maximizar la superficie, facilitando la formación de raíces.

Si quieres ir al extremo, puedes sacar un cuchillo y hacer un pequeño corte en el centro del tallo. Aunque no es necesario, este paso adicional podría añadir aún más superficie a tu clon, acelerando así el desarrollo de las raíces.

Ten en cuenta que, al cortar una rama, podrían formarse bolsas de aire en tus esquejes. Para minimizar este riesgo, ten cerca unos cuantos vasos con agua de pH corregido para poner los recortes dentro.

Después de aplicar hormonas de cultivo (vienen en forma de polvo, líquido o gel) a tu esqueje y de colocar los clones en el medio que prefieras, lo mejor es cortar las hojas más bajas y los extremos de las hojas más altas. Estos sencillos pasos ayudarán a tu planta a redirigir su energía hacia la creación de una estructura sana.

Cuidado de los esquejes de marihuana bebés

Los clones funcionan mejor en entornos cálidos y húmedos, por lo que los cultivadores recomiendan utilizar una cúpula de humedad y una almohadilla térmica. Durante las primeras 48 horas, los clones prosperan en un entorno con un 90 – 95% de humedad. Al cabo de dos días, se puede volver a ajustar la humedad al 80%. En cuanto a la temperatura, lo mejor es mantener la habitación a unos 20 grados centígrados.

Las cúpulas de humedad también te ayudan a controlar la cantidad de agua que reciben tus plantas. Cuando notes que la humedad desciende por debajo de los niveles recomendados, rocía con un poco de agua no clorada.

Si no utilizas una cúpula de humedad, debes rociar tus clones un par de veces al día. Sin embargo, es mejor colocar una cúpula casera sobre tus clones si vas a salir de casa durante mucho tiempo. Comprueba si tienes a mano algún recipiente de plástico transparente para ayudar a retener la humedad mientras estés afuera, y recuerda limpiarlo y esterilizarlo enérgicamente antes de usarlo.

En cuanto a la iluminación, lo mejor es utilizar luces fluorescentes de baja intensidad como las CFL o las T5. Aunque nunca se recomienda utilizar HID, puedes probar con modelos de 400W siempre que estén lejos de tus clones. Los cultivadores suelen mantener sus luces encendidas durante 18-19 horas al día.

¿Cuánto tiempo tardan los esquejes en echar raíces?

No hay un tiempo establecido para que los esquejes desarrollen raíces, pero la mayoría de las cepas de marihuana tardan entre 1 y 2 semanas. Sin embargo, incluso si no utilizas ayudas como la cúpula de humedad o las hormonas de cultivo, deberías notar la existencia de raíces en algún momento -incluso si tardan unos meses en aparecer.

Una vista transversal de un clon de cannabis enraizando en lana mineral de roca. (Radek Vyskocil/ 123rf)

¿Cómo se trasplantan los clones?

Cuando veas que las raíces sobresalen al menos 3 cm en el medio de cultivo de tu clon, es el momento de trasplantar. Pero antes de que te emociones demasiado, recuerda desinfectar todo. Al igual que cuando hiciste el primer recorte, debes asegurarte de que tu zona de trabajo esté 100% esterilizada.

Para obtener los mejores resultados, utiliza guantes durante todo el proceso de trasplante. Además, manipula tu clon con extremo cuidado, como si fuera una plántula.

En primer lugar, riega la tierra con antelación y deja que el exceso de agua drene. A continuación, haz un agujero en la tierra lo suficientemente grande como para cubrir completamente las raíces del clon (normalmente unos 2,5 cm). Ahora, saca el clon de su medio con cuidado y cubre las raíces con la tierra.

Consejo final: no le temas al moho

Cualquiera que sea nuevo en el mundo de la clonación no debería sentirse mal si algunos clones mueren en el proceso. De hecho, es bastante común que los cultivadores experimentados pierdan algunos clones de su planta madre. Para obtener los mejores resultados, coge tantos esquejes como quepan en tu espacio de cultivo. Cuantos más clones tengas, más posibilidades habrá de que algunos tengan éxito.

También es esencial examinar tus esquejes en busca de moho o enfermedades durante todo el proceso de crecimiento de las raíces. Como los clones necesitan un entorno húmedo para desarrollarse, es habitual que el moho se acumule en estas zonas. Cuando detectes un signo de infestación de moho, elimina las plantas enfermas lo antes posible.

Con la práctica y la perseverancia, deberías poder clonar esquejes de marihuana como un profesional en poco tiempo.

Traducción cortesía del El Planteo

Thanks for your feedback!

Sign up for bi-weekly updates, packed full of cannabis education, recipes, and tips. Your inbox will love it.