Subscribe Us

Home Testimonios Cannabis y quimioterapia: Una historia personal

Cannabis y quimioterapia: Una historia personal

Cuando fumé marihuana, me sentí muy bien. Mis náuseas desaparecieron, mi apetito regresó y comí porque realmente no estaba comiendo. Así que supe que era eficaz. Shari Berman

Shari Berman
Nombre

Shari Berman

Tratamiento

Fumer Cannabis

Edad

55

Shari Berman era joven cuando le diagnosticaron un linfoma de Hodgkin. A los 25 años, comenzó un calvario que duraría casi una década y dos diagnósticos de cáncer. Habló de cómo el cannabis contribuyó a su recuperación, lo compara con otros medicamentos contra el cáncer y lo que habría hecho de forma diferente.

Mientras hacía las maletas para tomar un vuelo fuera del país, Berman recordaba las diferencias entre el mercado ilícito de cannabis de Massachusetts, en el que compraba medicamentos hace años, y el mercado legal de consumo para adultos que existe hoy en día.

A pesar de la mayor accesibilidad, Berman, ex-asesora principal del Instituto del Cáncer Dana-Farber, considera que los pacientes aún no tienen suficiente información sobre la mejor manera de utilizar el cannabis para su enfermedad. En la actualidad, es la copresidenta del Foro de Políticas sobre la Experiencia del Paciente del Instituto Beryl, y en su blog, Best Life After Cancer (Una Mejor Vida Después del Cáncer), se detallan estos problemas y se ofrece una visión de lo que la vida nos depara después de dos brotes de cáncer. 

¿Cuándo le diagnosticaron el cáncer por primera vez? 

 “Me diagnosticaron un linfoma de Hodgkin en 1989, cuando acababa de cumplir 25 años. Acababa de regresar de mi luna de miel. Fue una especie de shock porque era muy joven”.

¿Cómo le trataron los médicos?

 “Cuando tuve el Hodgkin, estaban empezando a curar a la gente porque hace 20 años no se trataba con éxito. Una de las cosas que me dijeron fue: ‘vamos  por la cura, y la forma de hacerlo es tratarte con todo lo que tenemos’. Así que me sometí a una quimioterapia bastante intensa durante seis meses, y luego a cinco semanas de radiación al campo de manto, con la que se irradian casi todos los órganos del abdomen y hacia arriba”. 

¿Cuándo le diagnosticaron el cáncer por segunda vez?

 “Estaba muy bien, pero ocho años después me encontré un bulto bajo el brazo. Resultó ser un cáncer de mama. Me dijeron que lo más probable es que fuera causado por la radiación que recibí para el tratamiento de Hodgkin. Descubrieron que una de cada tres mujeres jóvenes que tenían Hodgkin [que] fueron tratadas con radiación desarrollaban cáncer de mama en el futuro”.

¿Cómo abordaron su cáncer los médicos la segunda vez?

 “Mis opciones de tratamiento eran bastante limitadas porque ya me habían sometido a radiación. Realmente no tenía muchas opciones. Tuve que someterme a una mastectomía. Acabé sometiéndome a una mastectomía bilateral y a una reconstrucción. Y luego estaban indecisos sobre si hacer o no quimioterapia. Y terminaron haciendo seis meses de quimioterapia debido a la patología. 

 “Hoy en día, tratan las cosas de forma muy diferente porque tienen pruebas genéticas y pueden predecir mejor si la quimioterapia será eficaz. Pero en aquella época, porque fue a finales de los 90, se utilizaba mucho la quimioterapia.”

¿Cuándo entró el cannabis en su tratamiento?

 “Cuando tuve Hodgkin. Ya entonces, la gente hablaba de utilizar la marihuana para ayudar a las náuseas. Le pregunté a mi médico y me dijo: ‘Oh, tenemos Marinol’, que es una forma de pastilla de cannabis. Realmente no funciona tan bien, y me disuadieron de todo el asunto. 

 “Todo mi pulmón izquierdo… en el momento del diagnóstico ni siquiera funcionaba. Así que fumar [cannabis] nunca se me ocurrió, pero les pregunté sobre ello. Así que no hice nada en esa ronda. 

 “Luego, cuando tuve la quimioterapia por segunda vez con el cáncer de mama, tenían un mejor medicamento contra las náuseas y lo probé, pero todavía sentía que iba a saltar fuera de mi piel. Así que, en ese momento, fue cuando pensé: ‘Voy a probar a fumar hierba’, que es lo que hice”.

¿Cómo te hizo sentir?

 “Lo hice un par de veces. Probablemente debería haberlo hecho más, sinceramente, porque fue genial”.

¿Cómo te afectó?

 “En comparación con los medicamentos contra las náuseas que me dieron, fue mucho mejor porque cuando tomé esos medicamentos sentí que iba a saltar fuera de mi piel. Tienes esa sensación, esa sensación de ansiedad. Puede que te impida vomitar, pero te sientes constantemente con náuseas. Es como un mareo. Eso es lo que se siente todo el tiempo. 

 “Cuando fumé marihuana, me sentí muy bien. Mis náuseas desaparecieron, mi apetito regresó y comí porque realmente no estaba comiendo. Así que supe que era eficaz”.

¿Cómo se compara tu experiencia de ese entonces con la compra de cannabis en los dispensarios legales de Massachusetts hoy en día? 

 “No puedo ni compararla. Nunca pensé dos veces en qué variedad de hierba estaba fumando entonces. Nadie lo hacía. Esto fue a finales de los 90. Nadie pensaba en ”¿qué cepa es esta? ¿Cuánto THC?”.

 “Ahora, hay muchas razones para la confusión. Parte del reto es que hay mucha información en Internet. No se trata sólo de THC y CBD… Hay muchas variedades y se llaman de distintas maneras. Es una de esas cosas en las que te preguntas qué usas si tienes náuseas y qué usas si tienes dolor y cuándo usas si tienes ansiedad”.

¿Cómo le hace sentir esa experiencia?

 “Te sientes frustrado. Sientes que no quieres enfrentarte a ello”.

 “Todo el mundo dice que tienes que averiguar qué es lo que mejor te funciona, y que tienes que empezar despacio, y que tienes que probar esto y lo otro. A veces la cabeza te da vueltas y sales y piensas: ‘¿Quiero hacer esto? ¿Debo hacerlo?”.

¿Por qué cree que hay tanta confusión?

 “El mercado del cannabis avanza muy rápido y no nos hemos puesto al día en cuanto a investigación y educación. En general, la gente está muy confundida y no sabe qué variedades o métodos utilizar. Veo una tendencia hacia los productos etiquetados como ”sueño” o ”relajación” para que la gente lo entienda mejor. Hay dispensarios para uso médico y el cannabis también es legal en Massachusetts. Dicho esto, aquí sólo hay unas pocas tiendas abiertas en este momento porque el estado está realmente dando largas al asunto. Y los únicos lugares que normalmente han sido autorizados a estar abiertos son los actuales dispensarios médicos que ahora están autorizados a vender para uso recreativo. 

 “La gente que trabaja en ellos, en su mayor parte, son chicos jóvenes de veinte años a los que les encanta fumar hierba. Así que, básicamente, te dan información basada en su propia experiencia personal”.

Esa confusión y tus otras experiencias te llevaron a la defensa de los pacientes, ¿verdad?

 “Decidí involucrarme en el trabajo de la experiencia del paciente mientras criaba a mis hijos debido a mi experiencia pasada con el cáncer. Mi madre tuvo cáncer y también falleció. Así que fue una forma de tomar una situación no tan buena y utilizarla para ayudar a otros”.

Hoy en día, después de dos ataques de cáncer, Berman está viviendo su mejor vida con su familia e inspirando a otros a hacer lo mismo. Aunque ella misma no utilizó mucho el cannabis durante sus tratamientos, las pocas experiencias le permitieron comprender el poder que tenía para ella, y puede hacer lo mismo para otros. 

Para saber más sobre las experiencias de Shari Berman con el cáncer, el cannabis y la experiencia de los pacientes, visita su blog, Instagram y Twitter.

Artículo traducido por Paralelo.info

Deja un comentario