Subscribe Us

Home Noticias Una visita al Montevideo Indoor Coffee Shop
Sep 2, 2021 6 min de lectura

Una visita al Montevideo Indoor Coffee Shop

author
por Mathias Krell

Si hay algo innegable acerca de la ciudad de Montevideo es que no carece de lugares llenos de magia, ideales para los ciudadanos de todas las edades, donde uno tiene la posibilidad de pasar los días al aire libre, sea con su familia, sus amigos, o solo. Como uno de los muchos fumadores uruguayos en su juventud, es mi deber incluir las caminatas por la Rambla, con un porro de compañero, y una tarde de plaza con “los pibes”, en mi top oficial de actividades del día a día.

Sin embargo, se podría decir que no existen muchas instancias para el stoner que busca ser sorprendido con lugares que vayan más allá de lo usual, innovaciones cannábicas dignas del primer país en legalizar completamente la planta.

Mujer andando en bicicleta por la rambla de Montevideo (Shutterstock)

Aún así, en una pequeña esquina en la Ciudad Vieja, un viernes de julio increíblemente caluroso, a eso de las ocho y media de la noche, me llevé una sorpresa. 

Un pedacito de Ámsterdam

El Montevideo Indoor Coffee Shop es un pedacito de Ámsterdam en Uruguay. Esto podrá sonar como un simple slogan, pero el local se asemeja sin duda más a un coffee shop de Holanda, o a un dispensario de los Estados Unidos, que a cualquier otro tipo de negocio en Uruguay. 

Lo primero que te puede llamar la atención pueden ser las paredes, pintadas en un estilo graffiti con las mejores vibras, y el techo, donde verás ilustrados a algunos de los íconos más importantes del cannabis (como Bob Marley y Paul Stanford). Pero lo que capturó mi vista fueron los innumerables artilugios cannábicos que revisten las paredes. 

En una de las esquinas del Montevideo Indoor, este te invita a añadirle onda a tu estilo, con la venta de prendas como boxers, remeras y gorros, y accesorios como billeteras, toallas y los icónicos morrales uruguayos, los Yuyo Brothers. Más al fondo se vislumbra una imponente colección de bongs, pipas, desmos, dab rigs, bandejas y vaporizadores, unas piezas que son realmente únicas para este país, y accesibles para cualquier comprador. Y haciendo frente a la entrada del local se encuentra la barra, donde puedes comprar, no solo tu comida, tu bebida, y paquetes de hojillas y filtros de todas las marcas, sino también tus papitas ‘Hemp Golden Chip’ y tu cerveza ‘Hemp Beer Company’, creaciones de la casa únicas en Uruguay e infusionadas con terpenos.

Esta cafetería tan llamativa ofrece a las personas – además de un menú de restaurante y una propuesta de bar- la posibilidad de participar en eventos como las Cenas Hemp, instancias privadas donde se fusiona el cannabis y la gastronomía. También te puedes encontrar tocando en vivo a la banda de cumbia Los Pikantes, con quienes coincidimos en nuestro recorrido.

Todo esto deriva en que el Montevideo Indoor sea el lugar al que acudir si estás volado, y con hambre.

Damián Larzabal y su imperio cannábico

¿Y quién es la persona detrás de todo esto?

Damián Larzabal, también conocido como Nirvana Seed, es un uruguayo que vivió en España gran parte de su vida y volvió a su país a revolucionar la nueva industria del cannabis legal.

Tributo por parte de Damián Larzabal a Frenchy Cannoli en la Ciudad Vieja, en la calle Pérez Castellano. (Agosto 2021)

Lejos de ser el Montevideo Indoor Coffee Shop su único negocio, el empresario también está a cargo del Montevideo Indoor Grow Shop en la Teja, local que además de ser un grow shop también ofrece tatuajes, un barber shop y propuestas gastronómicas.

En estos dos Shops hermanos podremos hallar a los Golden Tip, los cartuchos de concentrados para vaporizadores más relevantes del país (y presentes internacionalmente en América Latina). Fruto del trabajo de Damián, desde la semilla hasta el cartucho, los Golden Tip representan prácticamente la única opción a la hora de poder disfrutar de concentrados prontos para vaporizar, y él te invita a probarlos en instancias educativas donde se explica un poco acerca de la naturaleza de los extractos.

Damián también nos contó que sus proyectos, que ya están operando y captando el interés de los entusiastas de la marihuana, no serían sus últimas creaciones. Ya está en sus planes la apertura de un hostel cannábico muy cerca de donde se encuentra ubicado el Coffee Shop, que contaría con un consultorio médico y una veterinaria que utilizarían prácticas y tratamientos con cannabis.

La industria de la marihuana en Uruguay

En el año 2013, Uruguay fue noticia en todo el mundo al convertirse en el primer país en legalizar completamente el cannabis. Desde entonces (o tal vez desde antes), el país formó una cultura alrededor de la marihuana que no se puede discutir. Las personas, especialmente los jóvenes, muestran aprobación frente a la planta, los grow shops abundan en todas las ciudades del país, y cada vez hay más clubes cannábicos registrados facilitando la compra de cogollo legal y de buena calidad.

No obstante, el país está lejos de tener una industria cannábica como la que podría imaginar un extranjero, si le hablas del primer país con marihuana legal.

Para pintar una imagen general, se puede decir que al Uruguay le hace falta la variedad de productos y experiencias tan llamativas que ya existen en otros países, y que podrían despegar no solo la industria, sino también la forma de consumir y ver la marihuana.

Damián tiene mucho para decir acerca de este tema. 

“Ojalá hubieran otros 2 o 3 locales con una premisa como el mío en cada esquina queriendo competir”, afirmó el, diciendo que el potencial para el turismo cannábico no se está explotando. Larzabal da una opinión que parece ser recurrente entre las personas de la industria cannábica uruguaya, que es que las regulaciones impuestas por el gobierno uruguayo “dejan mucho que desear”, y limitan las posibilidades tanto para los empresarios que buscan llevar el cannabis al siguiente nivel como para los consumidores recreacionales y los pacientes de marihuana medicinal.

Uruguay podría ser un centro de turismo cannábico importante. Si le preguntas a un mexicano, a un francés, o a un israelí qué es lo que conoce del pequeño país, hay buenas chances de que te hable de marihuana, y tal vez hasta del presidente José Mujica, quien la legalizó en su mandato presidencial del 2010 al 2015.

Pero mientras que en los últimos años el mundo (en especial los Estados Unidos) toma un enfoque progresista frente a la marihuana, Damián dice que “al uruguayo aún le falta”, y que el país todavía “está lleno de personas que te van a mirar como si lo que estuvieses haciendo fuera un crimen.”

Tenemos dos claros ejemplos de esto, el primero siendo uno que hizo que me sintiera realmente decepcionado por mi país. Se podría asumir por la foto titular de este artículo que el Montevideo Indoor Coffee Shop mantiene toda su onda y atractivo visual tanto por fuera como por dentro, pero al día de hoy este no es el caso. Lo que una vez fue un local exterior alucinante, ilustrado con colores flamantes, representaciones de personajes como John Lennon y Heisenberg, plantas de marihuana dibujadas en las paredes, y los icónicos perros Bulldog, ahora está pintado de un blanco frío y sin gracia. Esto se debe solamente gracias a que la Intendencia de Montevideo demandase que se pintara.

Para el segundo ejemplo nos vamos a enfocar en Hemp Beer Company. La cerveza es la primera del país que está infusionada con terpenos, y como cualquiera que tuvo una clase de marketing alguna vez te puede decir, el que la pega primero la pega mejor. El producto de Damián parece ser la excepción a la regla, nos cuenta él, ya que tuvo que minimizar el lema “la primera cerveza cannábica del Uruguay” porque le estaba jugando una mala pasada frente a un público muy tradicional que la categorizaban de “cerveza para drogadictos”. 

Muy triste, sobre todo después de probar la cerveza, a la cual los terpenos la diferencian notoriamente de cualquier otra, por más artesanal que sea, ya que despierta gustos únicos que podrían posicionarla en la cima del mercado en un futuro.

Cerveza Hemp Beer Company, Ipa de Green Crack.

Qué puede hacer el Uruguay

Después de visitar el Montevideo Indoor Coffee Shop, mi mente no paraba de pensar “ojalá hubiese un lugar como este más cerca de mi casa”. 

Los servicios cannábicos están ganando popularidad mundialmente a pasos agigantados. Uruguay se encuentra en una situación especial en lo que respecta al continente Sudamericano y a sus países vecinos, Argentina y Brasil. Este es el momento para que un país que siempre manejó su economía en base al exterior (ya sea mediante el turismo o la exportación) se ponga al día con su visión frente a la industria de la marihuana legal. 

¿Qué se puede hacer?

En Cannigma decimos siempre lo mismo. Se empieza por la educación. 

El gobierno actual debe educarse sobre los aspectos fundamentales y modernos del cannabis, y habilitar a la población, en especial a las generaciones mayores, una realidad científica sobre la planta y sus compuestos.

A partir de esto, asesorándose profesionalmente y mirando al exterior para ver cómo manejan la legalidad los países que ya la tienen, se debe contemplar una actualización de las leyes.

Una vez se haya trabajado en esto, facilitarle el proceso a las personas que invierten y desarrollan la industria local es solo el principio.

Deja un comentario